Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Prefiero la silla eléctrica

Tennessee ejecuta a un asesino múltiple que eligió morir electrocutado en vez de mediante inyección letal

El Estado de Tennessee (EE UU) ha usado la silla eléctrica por primera vez en 47 años para ejecutar a Daryl Holton, de 45 años, un veterano de la Guerra del Golfo que en 1997 mató a sus tres hijos y a su hermana. Tennesse permite, a quienes cometieron su crimen antes de 1999, elegir entre la silla eléctrica y la inyección letal. Firme partidario de la pena de muerte, Holton optó por la primera opción.

Su abogado, David Raybun, ha señalado que la ejecución librado a Holton de "los demonios que le poseían". Al ser preguntado si tenía unas últimas palabras, el reo ha contestado "sí, las tengo", pero luego no ha añadido nada.

Asesinato metódico

Holton mató metódicamente a sus hijos y a su hermana en un garaje de la localidad de Shelbyville el 30 de noviembre de 1997, tras una larga batalla en los tribunales, contra su esposa, por la custodia de los niños. Los pequeños, de edades comprendidas entre los cuatro y los doce años, aguardaban alineados un regalo navideño sorpresa, prometido por su padre, cuando recibieron sendos disparos en la espalda con un fusil de asalto.

Desempolvar la silla

Tennesse ha desempolvado la silla eléctrica, que no usaba desde 1960, cuando fue utilizada para matar a William Tines, un condenado por violación.

La electrocución fue introducida en Estados Unidos, por vez primera, en el Estado de Nueva York y era considerado un método de ejecución más humano que el ahorcamiento. Desde que el Tribunal Supremo de Estados Unidos reintrodujo la pena de muerte en 1976, un total de 1.097 personas han sido ejecutadas; 153 de ellas mediante al silla eléctrica.