Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reporteros sin Fronteras exige a EE UU que investigue el asesinato del periodista y activista negro Chauncey Bailey

"Es una muerte premeditada en la que el móvil profesional parece plausible", asegura la organización

Reporteros sin Fronteras (RSF) ha exigido hoy a las autoridades de EE UU que investiguen y aclaren la muerte a tiros del periodista negro Chauncey Bailey, redactor jefe del semanario Oakland Post, ocurrida ayer en Oakland (California). La muerte de Bailey, conocido por tratar "temas sensibles" de interés para la comunidad negra de California, de la que era "uno de los más activos representantes", es un "asesinato premeditado en el que el móvil profesional parece plausible", afirma Reporteros sin Fronteras en su página web y en un comunicado.

El periodista del Oakland Post, de 57 años, fue atacado en plena calle cuando se dirigía a su trabajo por un hombre encapuchado y vestido de negro que le disparó mortalmente varias veces antes de huir, según testigos citados por RSF.

Respecto al móvil del crimen, no se descarta ninguna hipótesis. Personas cercanas y colegas del periodista han manifestado a la cadena de televisión CBS que desde hacía poco Chauncey estaba investigando un "asunto explosivo", sin más precisiones.

Según RSF, Chauncey Bailey trabajó en la televisión y, de 1992 a 2005, en el diario Oakland Tribune, en el que cubrió temas relativos a la comunidad afroamericana y la vida política local. También destapó algunos casos de corrupción. Bailey fue contratado como redactor jefe del Oakland Post en junio pasado.