Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La expulsión de cuatro diplomáticos rusos agrava la crisis diplomática entre Londres y Moscú

Moscú rechaza la petición británica de extradición de Andrei Lugovói, principal sospechoso del asesinato del ex espía Litvinenko

Reino Unido ha elevado unos grados más la tensión diplomática con Rusia al anunciar la inmediata expulsión de cuatro diplomáticos rusos por la negativa de Moscú a extraditar al ex agente secreto Andrei Lugovói, principal sospechoso del asesinato del otro antiguo espía del KGB Alexander Litvinenko. Moscú ha tildado el anuncio de "inmoral" y "provocación" y ha anunciado represalias.

Antiguo espía del Servicio Federal de Seguridad (ex KGB), Litvinenko murió el 23 de noviembre de 2006 en el hospital University College de Londres por una dosis de polonio-210, un isótopo radioactivo. El ex espía enfermó el 1 de noviembre de 2006, el día en que se reunió con Lugovói y otro ciudadano de Rusia, Dimitri Kovtun, en el hotel Millennium de la capital británica, donde tomó una taza de té. Varias personas que trabajaban en el hotel Millennium dieron positivo en unas pruebas de radiación.

En una carta póstuma, Litvinenko aseguró que el Kremlin estaba detrás de su asesinato por haber acusado a los servicios secretos usos de causar una serie de explosiones en un edificio de Moscú en 999 para ayudar a Vladímir Putin a llegar a la Presidencia.

En una intervención en los Comunes, el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, ha justificado la medida porque es la "respuesta apropiada" a la decisión "extremadamente decepcionante" de Rusia. El jefe de la diplomacia británica también ha avisado e que la cooperación con Moscú en "una gama de asuntos" sería igualmente revisada. Se trata de la primera vez en más de una década que Londres decide la expulsión de diplomáticos rusos, desde que el Gobierno de John Major tomó en 1996 esa medida en represalia por la expulsión de cuatro miembros de la representación británica en Moscú.

Actitud "provocadora"

Rusia ha reaccionado a las expulsiones anunciando una "respuesta adecuada" al movimiento de la diplomacia británica, ha informado la agencia oficial rusa RIA Novosti, que cita "una fuente de Moscú". El portavoz del Ministerio de Exteriores ruso ha tildado de "provocadora" la expulsión de sus diplomáticos. "Estas acciones provocadoras de las autoridades británicas no permanecerán sin respuesta, y sólo llevarán a un agravamiento de las relaciones entre Reino Unido y Rusia", ha dicho este portavoz en declaraciones a la televisión estatal del país.

La muerte de Litvinenko no es el único motivo de fricción entre Londres y Moscú. El Gobierno de Putin reclama al Ejecutivo británico la extradición del disidente ruso Borís Berezovski, enemigo declarado del régimen de Putin. Las declaraciones del millonario empresario a The Guardian a favor de una "revolución" para propiciar un cambio de Gobierno en Moscú provocaron la ira del Kremlin, que amenazó con entorpecer las negociaciones políticas internacionales y cortar las relaciones comerciales entre ambos países.