Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile niega haber presionado al juez que negó la extradición de Fujimori

El ex mandatario con pasaportes de Japón y Perú ha recibido la noticia con "alegría" y "prudencia" en Chile

Un juez chileno negó hoy la extradición del ex presidente peruano Alberto Fujimori a Perú, en un fallo que el Gobierno peruano piensa impugnar y que para el Gobierno de Chile no tiene por qué influir en las relaciones con su vecino. Al conocer la noticia Fujimori dijo que recibió el fallo "con alegría, pero a la vez con prudencia" y reiteró su respeto hacia el Poder Judicial chileno.

"La verdad es que no hay ninguna razón para que ningún fallo de ningún tipo afecte las relaciones (con Perú), toda vez que nosotros tenemos relaciones basadas en una agenda de trabajo conjunto que es de mutuo interés a ambos gobiernos", afirmó la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

"El Poder Judicial es autónomo", dijo Bachelet en referencia al fallo dictado por el juez Orlando Álvarez, que puede ser revisado ante la Sala Penal de la Corte Suprema.

En un extenso fallo, Álvarez respondió a cada una de las acusaciones que efectuó el Estado peruano contra Fujimori, imputado por dos casos de violaciones a los derechos humanos, y diez de corrupción por la justicia peruana.

Los argumentos presentados por el magistrado se resumen en que en la mayoría de los cargos contra Fujimori no se acredita la participación del imputado, en algunos se aplica la prescripción, y en otros los hechos no configuran delito, según la legislación chilena.

El proceso comenzó en los tribunales chilenos en enero de 2006. "Nosotros vamos a seguir trabajando en las mismas líneas con el Gobierno de Perú, sin que las relaciones se vean afectadas", enfatizó Bachelet, quien afirmó que "es absolutamente falso" que su Gobierno haya ejercido presión sobre el juez. De hecho, la verdad es que nosotros tuvimos la información, prácticamente, por los medios", dijo.

Prudente alegría

La resolución del juez Álvarez, que sorprendió a los querellantes, fue recibida con satisfacción y alegría por el ex presidente (1990-2000), quien esperó el dictamen en su casa en Santiago, en compañía de su hija Keiko. En un comunicado, Fujimori dijo que recibió el fallo "con alegría, pero a la vez con prudencia" y reiteró su respeto hacia el Poder Judicial chileno, al tiempo que señaló que no se pronunciará sobre materias políticas.

El Gobierno peruano, en tanto, recibió con cautela el rechazo de la extradición de Fujimori y anunció que ya dio órdenes para interponer un "recurso impugnatorio". Se ha perdido "una batalla, no la guerra", dijo la ministra peruana de Justicia, María Zavala, mientras el ministro del Interior, Luis Alva Castro, dijo que su país "recurrirá a todas las instancias para resolver que Fujimori sea procesado".

Una decisión inesperada

En el Congreso chileno, en tanto, la mayoría de los parlamentarios consideró inesperada la decisión del juez Álvarez.El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, el socialista Jaime Naranjo, calificó el fallo de "vergonzoso" y agregó que éste constituye "un paso hacia atrás" y "un punto negro" para la justicia chilena.

La presidenta de la Democracia Cristiana de Chile, Soledad Alvear, dijo que su formación aspira a "una decisión que esté acorde con los delitos que se han sometido a consideración de los tribunales, que son delitos extraordinariamente graves".

La oposición de derecha, por su parte, expresó su "máximo respeto" a la decisión adoptada por el juez y destacó "la independencia" con que Chile ha actuado siempre en este tipo de materias.