Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush cumple su amenaza y veta la ley que proyecta la retirada de tropas de Irak a partir de octubre

El mandatario argumenta que establecer un plazo para la salida del país árabe "equivaldría a un fracaso y sería irresponsable"

El presidente de EE UU, George W. Bush, ha vetado formalmente el proyecto de ley que vincula la asignación de fondos para la guerra en Irak y Afganistán con la adopción de un calendario para la retirada de las tropas del país árabe. El veto se ha producido tras su llegada a la Casa Blanca al finalizar una visita a Florida, y pocas horas después de que el proyecto de ley -patrocinado por la mayoría demócrata en el Congreso- llegara a su despacho.

Bush ha asegurado esta madrugada (hora española) que el proyecto de ley sienta "un plazo rígido y artificial" de salida de Irak. En una declaración en la Casa Blanca para explicar su veto a la iniciativa, Bush ha afirmado que establecer un plazo para la retirada de la nación árabe "equivaldría a un fracaso y sería irresponsable".

Según el presidente de EE UU, el proyecto de ley "impone condiciones a los mandos y las tropas sobre el terreno" sobre cómo deben librar la guerra. Entre los motivos para bloquear la medida, Bush argumenta que el texto contiene "miles de millones de dólares en gastos no urgentes" que no tienen nada que ver con el conflicto armado.

Mensaje de disconformidad

Tras recordar que hoy se reunirá con los líderes demócratas y republicanos del Congreso en la Casa Blanca para tratar sobre este punto muerto, Bush ha asegurado que ha "recibido el mensaje" de disconformidad con el manejo de la guerra enviado por los demócratas. "Ahora es el momento de dejarlo atrás y apoyar a nuestras tropas con los fondos que necesitan" para la guerra, ha explicado el gobernante estadounidense.

Se trata de la segunda ocasión en que Bush veta un proyecto legislativo. La primera vez, en julio del año pasado, bloqueó una medida que hubiera dado más fondos federales a la investigación con células madre.

El proyecto de ley, que no cuenta con los votos a favor en el Congreso para superar el veto, establecía que la retirada de las tropas comenzase a partir del 1 de octubre y se completara seis meses más tarde. El Congreso de mayoría demócrata había aprobado la semana pasada la medida, que prevé la asignación de cerca de 100.000 millones de dólares (más de 73.000 millones de euros) para la guerra.

El líder demócrata en el Senado, Harry Reid, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, firmaron ayer el proyecto de ley y lo enviaron de inmediato a la Casa Blanca. Tras la firma, Reid aseguró que la medida es "extremadamente importante" y que un veto significa "denegar a las tropas recursos". "Se necesita un cambio de rumbo en la guerra", añadió Reid, mientras que Pelosi pidió a Bush que la firme y "escuche a los estadounidenses" que desean un cambio de dirección del conflicto.