Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe oficial de EE UU denuncia que su lista de presuntos terroristas está "llena de errores"

El senador demócrata Edward Kennedy, Evo Morales o el presidente del parlamento libanés están en el banco de datos

Un informe de la Oficina de Supervisión del Gobierno de Estados Unidos hecho público hoy denuncia que la lista de presuntos terroristas que maneja el Gobierno estadounidense "está llena errores". Como resultado de la misma, miles de personas han tenido problemas al cruzar la frontera, al abordar vuelos comerciales o al ser detenidos por violaciones de tráfico.

La nómina de sospechosos es preparada por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, junto el Departamento de Estado, con aportaciones de dependencias policiales estatales y locales. En ella figuran nombres de presuntos terroristas o personas vinculadas de alguna forma con actividades terroristas e incluye nombres de personas a las cuales no debe permitirse que aborden un avión ante el temor de que sean terroristas.

El problema es que nombres como el del senador demócrata Edward Kennedy, el presidente de Bolivia Evo Morales y el presidente del parlamento libanés Nabih Berri, figuran en ella.

Más de 30.000 personas han pedido a la Administración de Seguridad en el Transporte que se eliminen sus nombres de la lista.

Según el informe fechado en septiembre pero difundido hoy, "los problemas de identificación pueden provocar demoras, registros e interrogatorios intensos, pérdida de vuelos o la negativa" a permitir el ingreso de una persona en la frontera.

Los problemas de identificación en la lista han sido publicados horas después de que Estados Unidos y la Unión Europea llegaran a un acuerdo provisional sobre el intercambio de datos personales de pasajeros como herramienta en la lucha contra el terrorismo (ayer).

El compromiso entre Washington y Bruselas "promueve nuestro objetivo común de combatir el terrorismo, manteniendo al mismo tiempo nuestro compromiso común de respetar los derechos fundamentales y las libertades, en particular la privacidad", declaró ayer el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, cuando se anunció el acuerdo.

El máximo responsable del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense (DHS) explicó que los funcionarios de aduanas y de fronteras tendrán más "flexibilidad" para compartir información personal de los pasajeros con otras agencias gubernamentales dedicadas a la lucha antiterrorista.

Chertoff destacó que también permitirá que las autoridades de Estados Unidos reciban antes la información sobre los pasajeros, lo que incrementa la capacidad para identificar a "posibles terroristas".

"La protección de nuestras fronteras y la capacidad de verificar a quién estamos admitiendo en EEUU" son misiones prioritarias para el Departamento de Seguridad Nacional, subrayó Chertoff.