Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indios brasileños ocupan una central hidroeléctrica en obras y amenazan con volarla

Unos 350 indios de diversas etnias brasileñas ocuparon ayer las obras de una central hidroeléctrica en medio de la Amazonía a cuya construcción se oponen, retienen a 300 obreros y amenazan con dinamitar las instalaciones, informaron fuentes oficiales.

Los indios, entre ellos guerreros kamaiurá y xavante, destruyeron a mazazos parte de las instalaciones de la hidroeléctrica en construcción, ubicada en el Estado amazónico de Mato Grosso.

Los invasores tienen aislados a unos 300 obreros, a quienes les han impedido abandonar las obras. Los ocupantes comparten la reserva del Parque Nacional de Xingú, una de las mayores áreas indígenas del país y cuyos ríos nacen en la región en donde está siendo construida la hidroeléctrica, y desde hace varios meses vienen protestando por el avance de las obras.

Los propietarios de la Pequeña Central Hidroeléctrica Paranatinga II ya avanzaron en la construcción de la represa sobre el río Culuene, que es el principal afluente del Xingú, el río que atraviesa la reserva indígena de 2,64 millones de hectáreas y en la que viven unos 5.000 indios de 15 etnias.

Daños ambientales

Los manifestantes exigen la demolición de la presa porque alegan que está siendo construida en un lugar considerado sagrado y puede provocar daños ambientales en su reserva —ya ha disminuido el nivel de las aguas y de la pesca en los ríos que atraviesan el área indígena—.

El Gobierno brasileño informó de que envió una delegación de funcionarios de la Fundación Nacional del Indio (Funai) y del Ministerio Público para intentar negociar con los invasores.

Los manifestantes admiten que algunos líderes indígenas firmaron en el pasado un acuerdo para permitir la construcción de la hidroeléctrica a cambio de algunas tierras y recursos para proyectos sociales, pero alegan que en la época desconocían el alcance del proyectó energético.