Bachelet destituye a un alto cargo policial tras los actos de "violencia" contra los estudiantes

Continúan los incidentes y enfrentamientos con la policía en el segundo día de protestas

Santiago de Chile - 31 may 2006 - 23:45 UTC

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, calificó ayer de "violencia repudiable" la conducta de las fuerzas policiales contra estudiantes y periodistas durante el paro estudiantil de ayer e informó de la destitución de un jefe de Carabineros. "No aceptaremos hechos repudiables como los vistos", ha declarado la gobernante en una conferencia de prensa que ha ofrecido en el Palacio de La Moneda junto al presidente del Colegio de Periodistas, Alejandro Guillier.

Bachelet ha defendido la labor de la prensa y ha dicho que en ese sentido "hemos manifestado nuestra indignación por lo acaecido, tanto con los periodistas y camarógrafos como con estudiantes que han sufrido un exceso, un abuso, una violencia repudiable e injustificable", ha subrayado. Rompiendo el silencio que había mantenido en torno a la masiva paralización de estudiantes secundarios que piden mejoras en la educación, Bachelet reafirmó la disposición al diálogo y manifestó su esperanza de que se llegue a un acuerdo en las conversaciones entre dirigentes estudiantiles y autoridades.

Bachelet ha confirmado, asimismo, el relevo del prefecto de Fuerzas Especiales de Carabineros, el coronel Osvaldo Jara, debido a la violencia aplicada por efectivos de esa división contra los escolares y los periodistas. El anuncio lo había hecho momentos antes el general director de Carabineros, José Bernales, quien reiteró que no permitirá excesos en la institución y no defenderá procedimientos policiales que no están ajustados a derecho. El general, tras reunirse con Bachelet, señaló que continúa la investigación para determinar quienes son los responsables directos de los hechos e informó de que el coronel Jara ha sido reemplazado por el director de la Escuela de Suboficiales, Patricio Reyes Morales.

Agresiones a periodistas

El presidente del Colegio de Periodistas, Alejandro Guillier, que ha sido recibido también por Bachelet, ha informado de que el organismo se querelló contra los responsables de esas agresiones y ha dicho que esperan una reparación "de los daños morales y materiales" causados a los profesionales agredidos. También ha indicado que se espera la pronta transferencia del cuerpo de Carabineros a un ministerio de Seguridad, a fin de que la policía tenga plena dependencia de una autoridad civil, "para que desarrolle métodos de trabajo propios de un Estado de Derecho y democrático". La policía uniformada chilena depende actualmente del Ministerio de Defensa.

Se repiten los enfrentamientos

Incidentes, enfrentamientos con la policía y gran cantidad de daños a la propiedad pública y privada es el saldo parcial del segundo día de protestas de los estudiantes chilenos, que piden modificaciones legales a las leyes de enseñanza y gratuidad enel transporte público y en la prueba que permite ingresar a las universidades estatales. Tal como ocurrió el martes, más de 600.000 alumnos de Secundaria permanecen sin asistir a clases en todo el país, hay más de 300 establecimientos que están ocupados por los jóvenes y miles están agrupados, manifestándose, en las principales ciudades chilenas.

A pesar del rechazo del Gobierno de Michelle Bachelet, de los estudiantes y de los profesionales de la prensa, nuevamente se han registrado violentos incidentes, especialmente en el centro de Santiago, donde cientos de jóvenes se enfrentan con Carabineros, la policía militarizada, que intenta reprimir los actos vandálicos.Las movilizaciones del martes dejaron 730 detenidos y 28 lesionados en el país, según cifras oficiales que también estimaron que cerca de 600 mil jóvenes participaron en el paro.

Estudiantes se protegen de un carro lanza aguas de la policía hoy durante una protesta en Santiago de Chile.
Estudiantes se protegen de un carro lanza aguas de la policía hoy durante una protesta en Santiago de Chile.EFE

Diálogo

Los estudiantes secundarios chilenos han dado esta noche un "ultimátum" para que el Gobierno de la presidenta socialista, Michelle Bachelet, dé una solución a sus demandas antes del próximo viernes. Así lo ha confirmado a los periodistas Karina Delfino, una de las representantes de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), quien ha afirmado que si esto no se cumple, llamarán a un paro "social" en el país para el próximo 5 de junio. "Hacemos un emplazamiento al Gobierno a que, de aquí al viernes, se dé una respuesta a nuestras demandas. En caso contrario, vamos a tomar otro tipo de medidas", ha asegurado Delfino, tras una extensa reunión de los dirigentes estudiantiles, y poco antes de reanudar las negociaciones con el ministro de Educación, Martín Zilic.

Los estudiantes secundarios, que desde el martes están en un paro nacional, demandan la gratuidad del transporte escolar y de una prueba de selección universitaria, así como reformas a la jornada escolar y a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE). De no obtener respuesta, advirtieron de que están "en condiciones" de convocar a profesores, universitarios e, incluso, trabajadores a un paro que llamaron "movilización social", de mayor envergadura que la paralización del martes, que contó con la participación de más de 600.000 estudiantes.

En cuanto a las motivaciones del paro, Bachelet ha defendido la criticada actuación del Ejecutivo en el conflicto, aseguró que no desestimó la gravedad de éste y señaló que la preocupación de los estudiantes por una mejor educación es coincidente con los propósitos del Gobierno. La mandataria ha dicho que las demandas de los estudiantes son positivas y legítimas y se manifestó esperanzada en que se llegue a buen puerto. Manifestó por último su esperanza de que a través del diálogo se concreten resoluciones y se avance en las demandas de corto, mediano y largo plazo de los secundarios para que Chile sea un país "con reales oportunidades para todos".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50