Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres quiere que las víctimas de los criminales sean quienen decidan su puesta en libertad

El ministro del Interior presenta un plan que pretende evitar la liberación de presos peligrosos

El ministro del Interior británico, John Reid, quiere que sean las víctimas de los criminales las que decidan si éstos deben salir de la cárcel en libertad provisional. La propuesta de Reid se produce en un momento difícil para su Ministerio, ya que se ha visto envuelto en la polémica tras hacerse público que 1.023 extranjeros fueron puestos en libertad una vez cumplida su condena sin que se considerase su deportación.

Reid presentará su plan ante el Consejo de Libertad Provisional para Inglaterra y Gales, tras las liberaciones polémicas que se han producido en Reino Unido durante los últimos meses. Muestra de ello es el caso de de Anthony Rice, un hombre encarcelado por haber cometido delitos de carácter sexual que, nueve meses después de salir de prisión, mató a una mujer. Otro convicto, Damien Hanson, asesinó al financiero John Monckton, en noviembre de 2004 después de haber salido de la cárcel.

Algunos expertos también han criticado al Consejo de Libertad Provisional por considerar que pone por delante la protección de los delincuentes, antes que la protección de la población en general.

David Hines, cuya hija fue asesinada, ha indicado que está satisfecho por el plan de Reid. "Francamente estamos cansados de que se ponga a la gente en libertad y se les permita que maten de nuevo". "Sentimos que debe haber alguien que nos represente", ha señalado.

No obstante, el responsable de Interior del partido conservador, David Davis, ha mostrado sus reservas sobre este plan. "En sí mismo, creo que puede ser una buena idea", ha apuntado, aunque ha reconocido que no está seguro de que funcione en la práctica. Además, ha explicado que estos planes del gobierno se deben a que quieren cambiar su mala imagen debido al escándalo sucedido en el asunto de las deportaciones.