Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente iraní califica el Holocausto de "mito inventado por Occidente"

Mahmud Ahmadineyah insiste en que se traslade a Europa o EE UU el Estado judío

El presidente de Irán, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, ha reiterado hoy sus dudas sobre la existencia del Holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial y lo ha calificado de "mito inventado por Occidente". Como ya hiciera hace algunas semanas, ha apostado en un discurso emitido por la televisión estatal por que se cree un estado judío en Europa, en EE UU, en Canadá o incluso en Alaska.

"Ellos [los occidentales] han inventado el mito de la masacre de judíos y lo han colocado por encima de Dios, de las religiones y de los profetas. Si alguien de sus países pone en duda a Dios, no dicen nada, pero si alguien niega el mito de la masacre de judíos, los altavoces sionistas y los gobiernos a sueldo del sionismo comienzan a vociferar", ha dicho el mandatario iraní ante miles de sus compatriotas en la provincia de Sistán-Beluchistán.

"Si dices de verdad que tú has masacrado y quemado a seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, si has cometido esta masacre, ¿por qué son los palestinos los que deben pagar el precio? ¿Por qué bajo pretexto de esta masacre venís al corazón de Palestina y del mundo islámico? ¿Por qué crear un régimen sionista fáctico?", se ha preguntado Ahmadineyah.

"Nuestra propuesta es esta: ceded un trozo de vuestra tierra en Europa, en los Estados Unidos, en Canadá o en Alaska para que ellos [los judíos] creen su estado". Ahmadineyah ha dicho que los occidentales, si hacen eso, pueden estar "seguros de que el pueblo iraní no protestará más contra vosotros y apoyará vuestra decisión".

El presidente iraní ya suscitó las iras de Israel y de la comunidad internacional en el mes de octubre, cuando afirmó que el Estado israelí debía ser "borrado del mapa". La semana pasada, volvió por la misma senda al poner en duda la existencia del Holocausto y sugiriendo la creación de un Estado israelí, que calificó de "tumor", en Alemania y Austria, como principales causantes de la muerte de seis millones de judíos a manos de los nazis. Sus invectivas ya han sido condenadas dos veces por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

A raíz de estas declaraciones, el Gobierno israelí, por boca del portavoz del Ministerio de Exteriores, Mark Regev, ha dicho que "espera que estos comentarios extremistas hagan que la comunidad internacional abra los ojos y abandone toda ilusión sobre este régimen", ya que muestran "el carácter perverso de la visión del mundo y de la realidad de este régimen y el peligro de que Irán pueda conseguir en el futuro capacidad nuclear militar". Por ello ha abogado por que el programa nuclear iraní sea enviado desde la Agencia Internacional de la Energía Atómica al Consejo de Seguridad de la ONU para que le imponga sanciones.

También la presidencia británica de la UE ha condenado de forma "inequívoca" las palabras del presidente iraní, que considera "incompatibles con un debate político civilizado", según ha declarado el ministro de Asuntos Europeos, Douglas Alexander.

Política nuclear

Además, el presidente iraní ha dedicado parte de su discurso a su política nuclear, con la que mantiene alerta a la comunidad internacional y a la Agencia Internacional de la Energía Atómica. Ahmadineyah ha dicho que Irán "no retrocederá ni un ápice en sus derechos legítimos en materia nuclear". "Tenemos experiencia de vuestra actitud pasada y no nos vamos a dejar engañar por vuestra propaganda mentirosa", ha dicho a sus seguidores en referencia a la promesa de Europa de suministrar combustible a Irán si renuncia a su programa de enriquecimiento de petróleo.