Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de La Haya declara ilegal el muro de Israel porque "impide el autogobierno palestino"

El periódico israelí anuncia que la decisión será tomada por 14 votos frente a uno

El Tribunal Internacional de Justicia de La Haya ha declarado hoy "ilegal" el muro que Israel construye en Cisjordania, según concluye una histórica sentencia de 50 folios que ha sido leída hoy en la sede de la Corte. La decisión, que ha sido tomada por 14 votos a favor y uno en contra (el del magistrado estadounidense), exige que el muro sea destruido y que se indemnicen a las familias afectadas. El Gobierno israelí ha anunciado ya que no acatará el fallo, que no es vinculante.

El Tribunal de La Haya ha estudiado la legalidad del muro de separación - una verja electrónica que en sus tramos urbanos se convierte en un muro de hormigón de hasta nueve metros- a petición de la Asamblea General de Naciones Unidas. En sus conclusiones, los magistrados señalan que esta barrera impide el derecho de los palestinos a autogobernarse".

Según los documentos a los que ha tenido acceso el diario israelí Haaretz, que ha adelantado la noticia a primera hora de la mañana, La Haya dictamina que no se ha observado que "el itinerario específico que Israel ha elegido para su construcción sea necesario para alcanzar sus objetivos de seguridad". Los magistrados, además, entienden que el muro "infringe gravemente un número de derechos de los palestinos que residen en el territorio ocupado por Israel, y esas violaciones que se desprenden del itinerario no pueden ser justificadas por las exigencias militares o por las necesidades de seguridad nacional o el orden público".

Israel no reconoce a La Haya

Israel, que no presentó alegatos en la primera fase del proceso al no reconocer la capacidad jurídica del Tribunal en el asunto del muro, prepara hoy una campaña para desestimar los argumentos palestinos. Nada más conocerse la sentencia el Ministerio de Exteriores israelí defendió la valla de separación recordando los atentados suicidas de las organizaciones terroristas palestinas. Sin embargo, el portavoz del Gobierno de Israel, Avi Pazner, ha señalado a la emisora francesa RFI que están dispuestos a discutir la demolición de la valla tras la retirada de Gaza, aunque ha insistido que La Haya no es quien tiene competencia en este asunto.

El ministro de Justicia israelí, Yosef Lapid, ha señalado esta misma mañana ha anunciado que el Gobierno no acatará la sentencia del Tribunal de La Haya, al que califica de "panel de países de la Unión Europea que no son precisamente conocidos por su simpatía hacia Israel". En cambio ha insistido en que sí cumplirá el fallo dictado la semana pasada por el Tribunal Supremo de Israel, según el cual algunas secciones del muro ya construidas deberán cambiar de ubicación para permitir el acceso a granjas, escuelas y ciudades.

Una sentencia histórica

El de hoy es uno de los dictámenes que más interés despierten en los 58 años de existencia de este organismo dependiente de Naciones Unidas, que a diferencia del Tribunal Penal Internacional, constituido en 2002, se encarga de solucionar conflictos de carácter jurídico entre Estados.

Esa es precisamente la causa que impide que la autoridad Nacional Palestina pueda demandar a Israel, ya que el territorio que preside Yasir Arafat sólo tiene estatus de observador en la ONU, y que fuese la Asamblea General quien tomó el diciembre pasado la iniciativa de solicitar al Tribunal que se pronunciara acerca de la legalidad de la barrera, de la que Israel ha construido ya 200 kilómetros de los 730 previstos.

Más información