Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda decapita al estadounidense que mantenía como rehén en Arabia Saudí

Powell afirma que el asesinato de Paul Marshall Johnson "sólo servirá para redoblar los esfuerzos antiterroristas"

El grupo vinculado con la red Al Qaeda que secuestró el pasado sábado en Riad al ingeniero estadounidense Paul Marshall Johnson ha anunciado a última hora de la tarde que lo ha decapitado, al tiempo que ha amenazado con realizar acciones similares en el futuro. Los terroristas lanzaron el miércoles un ultimátum en el que aseguraban que matarían hoy al rehén, de 49 años y empleado de la empresa que fabrica los helicópteros Apache, si el Gobierno saudí no liberaba a varios islamistas encarcelados.

El crimen ha sido anunciado en un comunicado publicado en una página web, junto al cual la red terrorista ha difundido tres fotos del supuesto cadáver de la víctima. Una de las escalofriantes fotografías muestra la cabeza de un hombre mirando hacia la cámara y agarrada por una mano. En otra imagen, aparece la cabeza separada del cuerpo y colocada sobre la espalda de la víctima, bañada en sangre. Según la cadena de televisión árabe Al Arabiya, también existe un vídeo de la ejecución. "Sawt Al Yihad, órgano de Al Qaeda en la península arábiga, anuncia la decapitación del rehén americano Paul Marshall tras la expiración del últimatum impuesto a los tiranos de Arabia Saudí", señala el comunicado.

"Hemos cumplido nuestra promesa. Les hemos hecho ver algo del sufrimiento de los musulmanes a los que se ataca con helicópteros Apache y sus misiles", añade el texto, que concluye: "Dios mediante, continuaremos nuestro camino en la lucha contra los enemigos de Dios". Momentos después, la Embajada de EE UU en Riad se ha limitado a declarar que está comprobando la veracidad del anuncio. Sin embargo, en unas breves declaraciones, el secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, la dado por cierta la noticia, al señalar que "el asesinato de Paul Marshall Johnson sólo servirá para redoblar los esfuerzos contra el terrorismo". Powell ha expresado además sus condolencias: "Nuestros pensamientos están con la familia, que ha mostrado una valentía admirable a lo largo de todos estos padecimientos".

Peticiones de clemencia

Mientras tanto, los familiares del rehén permanecen recluidos en su casa de Eagleswood (New Jersey). Nadie ha salido de la casa, rodeada de periodistas, a pesar de que la familia conoce ya la terrible noticia, según cadenas de televisión locales. El secuestro de Johnson ha generado fuertes reacciones en EE UU, donde la opinión pública aún no se recupera de la conmoción provocada por la decapitación el mes pasado de un joven empresario estadounidense en Irak, Nicholas Berg, a manos de miembros de Al Qaeda. Las autoridades saudíes no han comentado la noticia, mientras que las fuerzas de seguridad continúan sin descanso su operación para detener a los autores del secuestro de Johnson.

Al Qaeda había amenazado el miércoles con matar a Johnson si las autoridades saudíes no liberaban en 72 horas a los militantes del grupo detenidos en el reino wahabí. Ante la inminencia del fin del plazo, religiosos saudíes y familiares de Johnson han multiplicado a lo largo del día sus peticiones para su puesta en libertad. Los medios de comunicación saudíes han publicado llamamientos de los familiares y amigos de Johnson, el primer occidental secuestrado en Arabia Saudí, para que Riad y Washington intensificasen sus esfuerzos para liberarlo. "Mi padre quiere a Arabia Saudí y a los musulmanes. No ha hecho nada malo a ninguna persona", señaló esta mañana su hijo, Paul Johnson III, al canal de televisión Al Arabiya, que también ha difundido una petición similar de la esposa del rehén, Thanom, de nacionalidad tailandesa.

Incluso el jeque Saleh Bin Abdulá al Homeid, imán de la mezquita de La Meca, el santuario más importante para el mundo islámico, ha condenado este mediodía el secuestro y el asesinato de extranjeros, al tiempo que ha pedido a los saudíes que protegieran a los no musulmanes residentes en el país. En el sermón que ha pronunciado durante la oración del mediodía del viernes, a la que han asistido miles de saudíes y de otros países islámicos, Al Homeid ha recordado que el islam no tolera los atentados contra la vida o las propiedades de los no musulmanes, mientras a los extremistas vinculados con la red Al Qaeda a arrepentirse y a dejar de atacar a los occidentales. "Tanto la 'sharía' (Ley Islámica) como las leyes de nuestros gobiernos garantizan la seguridad de los no musulmanes en la tierra del islam", ha subrayado el religioso saudí.