Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | La crisis en Washington

Rumsfeld pide disculpas y asume la responsabilidad por las torturas a presos iraquíes

El secretario de Defensa declara ante el Senado y descarta dimitir

"A los iraquíes que fueron maltratados por miembros de las Fuerzas Armadas de EE UU, les expreso mi más sincera disculpa". Con estas palabras, el secretario de Defensa de EE UU, Donald Rumsfeld, ha pedido disculpas por las supuestas torturas cometidas por sus soldados contra prisioneros iraquíes. En una comparecencia ante el Senado estadounidense sobre el asunto, Rumsfeld ha asumido toda la responsabilidad por esos presuntos malos tratos. Sus palabras no han convencido a parte del público presente en la sala de la audiencia: un grupo de personas le ha increpado y ha mostrado pancartas pidiendo su destitución.

Ante los senadores que le interrogan en estos momentos por las fotos que muestran vejaciones y humillaciones, si no simples torturas, cometidas por soldados estadounidenses contra prisioneros iraquíes en la prisión de Abu Ghraib, Rumsfeld ha presentado sus "más sinceras disculpas", al tiempo que ha asegurado que ya ha tomado medidas para que no se repitan. Según su declaración ante los senadores, los hechos "ocurrieron siendo [él] responsable del Pentágono", por lo que "acepto mi responsabilidad". En concreto, ha reconocido que es "culpa suya" no haber informado a tiempo al presidente y a los miembros del Congreso de los casos de tortura, que ha calificado de "terribles, ofensivos, indignantes y contrarios a los valores de EE UU". Personalmente, Rumsfeld ha declarado sentirse "muy mal por lo que les ocurrió a los prisioneros iraquíes" a los que ha prometido "indemnizaciones por ser víctimas de humillaciones tan crueles y brutales cometidas por unos pocos elementos del ejército estadounidense".

Además, el secretario de Defensa ha anunciado la creación de una comisión especial en el seno del ejército que investigue estos casos. "No tenemos aún en nuestras manos todos los datos que pueden ser de interés", ha dicho, subrayando que ya hay investigaciones en marcha. Pese a ello, ha destacado que se pondrá en marcha una comisión especial para conocer con detalle los presuntos casos de abusos.

Sin embargo, Rumsfeld ha descartado que vaya a dimitir por el escándalo. "Habría dimitido inmediatamente, si pensara que no puedo cumplir con mis funciones. Pero no lo haré simplemente porque haya gente que trate de hacer del asunto un asunto político", ha dicho ante el comité. Pese a que se han oído voces que han reclamado la dimisión o el cese del secretario de Defensa, Rumsfeld sólo ha recibido una reprimenda del presidente, George W. Bush, que en todo caso le ratificó ayer en su cargo.

Manifestantes entre el público

Al poco de comenzar el interrogatorio al secretario de Defensa, varias personas que se encontraban entre el público asistente se han levantado y han comenzado a increpar a Rumsfeld, con pancartas que pedían su destitución. "Fire Rumsfeld", han clamado los manifestantes, que han sido inmediata y pacíficamente desalojados. El secretario ha permanecido impávido ante las imprecaciones y mientras las fuerzas de seguridad acompañaban a los manifestantes hacia la salida.

Rumsfeld estaba citado hoy ante el Comité de Servicios Armados del Senado, y luego ante la Cámara de Representantes, para explicar su gestión en el escándalo de malos tratos y torturas en cárceles de Irak y Afganistán bajo control de Estados Unidos.

Un tercer soldado británico denuncia torturas

Un tercer soldado británico ha denunciado las torturas a prisioneros iraquíes infligidas por tropas del Reino Unido, en declaraciones publicadas hoy por Daily Mirror, que divulgó las primeras fotografías de maltratos por parte de tropas del Reino Unido. El último soldado en hablar con el diario, que está siendo interrogado por la Policía militar, afirma que vio en cuatro ocasiones torturar a reclusos, que recibieron "palizas con puñetazos y patadas".

Más información