Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

El Ministerio de Defensa británico investiga torturas de un soldado a un iraquí

El 'Daily Mirror' publica hoy fotos de un británico golpeando con un fusil a un preso y orinando sobre él

El Ministerio británico de Defensa ha prometido esta noche que investigará los supuestos malos tratos a un preso iraquí por parte de soldados británicos, hechos plasmados en unas espeluznantes fotografías que hoy sábado publica el periódico Daily Mirror, 48 horas después de la difusión de imágenes similares pero con protagonistas estadounidenses. Tras constatar que las fotos iban a salir a la luz, el Gobierno de Tony Blair, que ha calificado de "totalmente inaceptables" las vejaciones, ha reaccionado con más rapidez que la Administración de George W. Bush al anunciar la apertura de la investigación antes de que los británicos desayunen con la noticia.

A su llegada a Dublín para participar en los actos de conmemoración de la ampliación de la Unión Europea a 25 miembros, Blair ha sido preguntado por los hechos, retratados en especial por una imagen -portada del Mirror- en la que un soldado británico orina sobre un preso iraquí encapuchado. El primer ministro ha asegurado que, de confirmarse las vejaciones, los responsables serán "castigados". "Como saben, el Ejército ha abierto su investigación, pero quiero dejar claro que si realmente se han cometido estos actos, son totalmente inaceptables", ha dicho Blair, para añadir que "fuimos a Irak para librarnos de esa clase de cosas, no para hacerlas y, si han ocurrido, serán castigadas".

La imagen de portada, que la cadena de televisión pública BBC ha difundido unas horas antes, muestra a un soldado británico uniformado golpeando con la culata de un fusil a un preso iraquí, al parecer un presunto ladrón, para después orinar sobre él. "Si se demuestra su autenticidad, no sólo es una conducta ilegal, también contraviene los altos estándares de conducta de las Fuerzas Armadas británicas", ha afirmado sir Michael Jackson, máximo responsable del Ejército del Reino Unido, que ha añadido que "las acusaciones se están investigando ya".

Por su parte, un portavoz de Downing Street, el despacho oficial del primer ministro Blair, ha señalado que está totalmente de acuerdo con las declaraciones de Jackson, al tiempo que ha confirmado que se investigará el asunto, que ha conmocionado al Reino Unido. "El primer ministro está de acuerdo en que las acusaciones de esta naturaleza sean consideradas con la mayor gravedad, pero pide que no se tomen como ejemplo del comportamiento general de las fuerzas de la coalición y del trabajo que hacen con el pueblo iraquí", ha explicado el portavoz de Downing Street.

"Un elemento indeseable"

Las polémicas imágenes del soldado británico fueron facilitadas al periódico, el más crítico con la guerra de Irak, por un grupo de militares, que aseguran que "un elemento indeseable" del Ejército se dedicaba a torturar a presos y civiles. El diario explica que el supuesto ladrón iraquí que aparece en la foto de portada encapuchado y con el torso descubierto fue torturado ocho largas horas, durante las cuales le amenazaron con ser ejecutado y le rompieron la mandíbula y los dientes. "Si esto se demuestra, los responsables no merecen llevar el uniforme de la Reina [Isabel II] y han manchado la reputación del Ejército", ha hecho hincapié Jackson.

En su portada, Daily Mirror titula en grandes titulares: Vil. Pero esta vez es un soldado británico degradando a un iraquí. Ayer, el Gobierno británico se mostró "horrorizado" por las fotos de los soldados estadounidenses humillando a prisioneros en Irak y recalcó que tal comportamiento no es representativo del conjunto de las tropas de la coalición. También el presidente de EE UU, George W. Bush, manifestaró que sentía una "repugnancia profunda" al ver que cómo se trató a esos prisioneros" y anunció la apertura de una investigación.

Desde Nueva York, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, se mostró ayer "profundamente perturbado" por las imágenes y confió en que fueran un incidente aislado. El pasado jueves, un canal de la televisión local reveló que 17 soldados, incluyendo un general de brigada, habían sido destituidos tras ser acusados de malos tratos a prisioneros iraquíes. Las imágenes, emitidas un día después por la CBS, mostraban a soldados estadounidenses torturando y vejando a prisioneros iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib, situada en las afueras de Bagdad y conocida por haber sido uno de los principales centros de tortura y muerte del régimen de Sadam Husein.