Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azerbaiyán elige presidente en medio de acusaciones de fraude electoral

Unos 1.000 observadores internacionales velan por la legalidad de los comicios

Los electores azerbaiyanos han comenzado esta mañana a votar para elegir nuevo presidente en unas elecciones en las que Iljam Alíev, hijo del presidente saliente, Gueidar Alíev, es el favorito. La oposición, encabezada por Isa Gambar, del Partido Musavat, y en la que también destaca Etibar Mamédov, del Partido de la Independencia Nacional, ha denunciado todo tipo de fraudes.

Los 5.119 colegios electorales de este Estado petrolero han abierto sus puertas a las 8.00 horas (4.00 horas en la España peninsular) para recibir a los más de 4,5 millones de electores de este pequeño estado caucásico, según indicó el presidente de la comisión electoral, Mazahir Panakhov. "Animo a todos los electores a que vayan a votar y manifestar su voluntad. Todo esto se ha realizado para que el escrutinio se desarrolle de forma libre, transparente y democrática", ha agregado.

Los colegios electorales cerrarán a las 19.00 horas locales, tras lo cual se dará comienzo al escrutinio. Para que los comicios sean válidos, en ellos debe participar más del 25% del censo electoral, según la legislación azerbaijana.

Dudas sobre la transparencia

Cerca de mil observadores internacionales y 40.000 locales velan por la transparencia de los comicios, que ya en vísperas de la jornada electoral fue cuestionada por grupos opositores y de derechos humanos dentro y fuera del país.

Entre los organismos internacionales que han enviado observadores figuran la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) y la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

El jefe de la delegación de la OSCE en Bakú, Peter Eicher, denunció durante la campaña el abuso de la presencia de Alíev en la televisión, episodios de violencia policial, múltiples intimidaciones y amenazas a votantes. La Embajada de EE UU en Bakú ha hecho saber que colaborará con el vencedor, sea quien sea.

En un colegio electoral del centro de Bakú, los observadores de la oposición ya han expuesto sus dudas sobre la transparencia de los comicios, una hora después de que comenzaran: "Se supone que se puede seguir el proceso, pero no existe el derecho de verificar si los votantes están inscritos correctamente en el censo, deberían quedarse detrás de una mesa, sin poder circular por el colegio, como prevé la ley electoral, ha criticado un observador del Partido Musavat.