Libia acepta su "responsabilidad" pero no su culpa en el atentado de Lockerbie

El régimen de Trípoli pagará 2.700 millones de dólares a las víctimas y la ONU estudia levantar las sanciones

El Gobierno libio ha aceptado asumir la responsabilidad pero no la culpa del atentado de Lockerbie después de que el Reino Unido y EE UU se comprometieran a no utilizar esta declaración como base jurídica para incriminarlo, según publica el diario Financial Times. Además, Libia ha anunciado el pago de 2.700 millones de dólares como compensación a los familiares de las 270 víctimas del vuelo de la aerolínea Pan Am que estalló en 1988 cuando volaba sobre la población escocesa.

Más información

Según los abogados citados por el diario, los representantes del Gobierno de Muamar el Gaddafi han centrado la negociación en asegurarse de que Estados Unidos no se aprovechará de la declaración de Trípoli para incriminarla. "Todas las partes entienden que esto no debería considerarse una prueba o evidencia que pueda usarse contra el Gobierno libio", ha señalado en este sentido el abogado Saad Djebbar.

Por otro lado, los abogados de los familiares de las víctimas han indicado que el acuerdo para el pago, que supone una de las mayores compensaciones económicas de la historia, ha sido firmado esta noche en Londres y que el Gobierno de Libia enviará hoy mismo una carta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en la que asume la responsabilidad del atentado. Los representantes de las familias han añadido que el pacto incluye la creación de una cuenta especial para depositar el dinero de las compensaciones en el Banco de Ajustes Internacionales. Así, el Gobierno de Libia deberá pagar hasta 10 millones de dólares como compensación por cada una de las 270 víctimas del atentado.

El levantamiento de las sanciones

Por su parte, fuentes diplomáticas han señalado que, tras la admisión de culpabilidad, exigida por Estados Unidos y Gran Bretaña, y el pago de la compensación, la próxima semana podrían levantarse totalmente las sanciones que el organismo mundial aplicó a Libia. Las fuentes han explicado que se depositarán inicialmente cuatro millones de dólares por víctima una vez que se suspendan de manera definitiva las sanciones de la ONU que fueron aplicadas en 1992 y suspendidas en 1999 después de que Tripoli entregara a dos sospechosos del ataque.

A esta suma le seguirán otros cuatro millones de dólares si EE UU levanta sus sanciones y otros dos millones si Washington elimina a Trípoli de la lista de estados que financian el terrorismo, según las fuentes. Sin embargo, fuentes diplomáticas citadas por medios británicos han indicado que las sanciones que mantiene Washington sobre Libia, país al que acusa de apoyar el terrorismo, se mantendrán sin cambios. La ONU aprobó en enero de 1992 la resolución 731, que solicitaba a Libia su colaboración con los investigadores para identificar a los autores del atentado. Pero ante la continua negativa de Trípoli a cooperar, la ONU adoptó en marzo de 1992 otra resolución, la 748, que impuso un embargo aéreo y de venta de armas contra los libios.

Con otra resolución, la número 883, que data de noviembre de 1993, la ONU aplicó nuevas sanciones, que establecieron la congelación de los activos libios en bancos extranjeros y un embargo sobre las exportaciones libias de equipo industrial. El Consejo de Seguridad decidió suspender las sanciones en 1999, después de que Libia decidiera entregar a dos de los sospechosos del atentado. El libio Abdel Baset al Megrahi, un agente de información, fue condenado a cadena perpetua en 2001, mientras el otro sospechoso fue absuelto por falta de pruebas.

Lo más visto en...

Top 50