Berlusconi se disculpa ante el presidente de la Eurocámara por sus insultos a un diputado alemán

Un alto cargo italiano dice que el eurodiputado Schulz "se crió entre campeonatos de eructos"

El jefe del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, ha presentado por teléfono sus "excusas" al presidente del Parlamento europeo, Pat Cox, por haber comparado la semana pasada al eurodiputado social-demócrata alemán, Martin Schulz, con un kapo de un campo de concentración nazi.

El pasado dos de julio, durante el discurso de presentación de la presidencia italiana de la Unión Europea, Berlusconi le dirijió la siguiente frase a Schulz: "Un director italiano va a rodar una película sobre campos de concentración y le propondría que usted hiciera el papel de kapo". Schulz había criticado la ley de inmunidad para Il Cavaliere, recientemente aprobada en Italia.

Más información

Las disculpas de Berlusconi se han efectuado a través del teléfono, a iniciativa de Pat Cox, según un portavoz del Parlamento europeo. El primer ministro italiano ha declarado que sus intenciones "han podido ser malinterpretadas" y que nunca tuvo la intención de ofender a nadie.

Más insultos contra los alemanes

La llamada de Berlusconi a Cox llega cuando sigue viva la polémica por más insultos contra los alemanes, en este caso provenientes de Stefano Stefani, subsecretario de Estado de Turismo de Italia. Stefani, que pertenece a la Liga Norte, partido de extrema derecha coaligado con el Gobierno de Berlusconi, declaró recientemente en una entrevista al diario local La Padania que los alemanes "invaden ruidosamente" las playas italianas y que Schulz "se crió entre campeonatos de eructos". Stefani propuso además que a los alemanes se les someta a un test de inteligencia.

Estas declaraciones han causado mucho revuelo en Alemania y han hecho que el canciller alemán, Gerhard Schröder, esté considerando cancelar sus vacaciones estivales en Italia. Stefani, en una nueva entrevista que publica hoy La Padania, ha intentado reparar el daño causado invitando a Schroeder a visitar el Lago di Garda, donde él vive, y ha matizado sus insultos que, ha dicho, sólo se refieren a "algunos" alemanes.

Las acusaciones de Stefani han vuelto a enfriar las relaciones entre Italia y Alemania, tras las recientes manifestaciones de Berlusconi en la Eurocámara. El ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, ha querido rebajar la tensión y ha afirmado que las críticas de Stefani son gratuitas. Italia recibe unos diez millones de turistas alemanes al año.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50