Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA

Powell usó documentos de 10 agencias de inteligencia en su discurso ante la ONU

Francia insiste en que su posición no ha cambiado .-Irak dice que responderá "punto por punto" a las acusaciones de Powell

En Estados Unidos sigue sorprendiendo la gran cantidad de documentos que Colin Powell presentó ayer ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El secretario de Estado de la Administración Bush utilizó el trabajo de 10 agencias de inteligencia, estadounidenses, europeas y de Oriente Próximo, que le otorgaron el privilegio de dar a conocer sus documentos clasificados, según publica hoy el diario The Washington Post.

El mismo periódico asegura que la CIA todavía posee información reservada que presuntamente demuestra la posesión de armas de destrucción masiva por parte del régimen de Sadam Husein. Aún así, la gran cantidad de documentos hasta ahora confidenciales revelados por Powell han creado cierto malestar en la principal agencia de inteligencia estadounidense, ya que algunos altos responsables de la CIA creen que revelar tantos datos a la opinión pública compromete la situación de las fuentes de las que proceden.

Sin embargo, la cantidad de documentos aportados por Powell no tuvieron el efecto deseado. La mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, incluidos Francia, China y Rusia, siguen pidiendo más resoluciones de Naciones Unidas y más tiempo para los inspectores.

Al esfuerzo del secretario de Estado en la presentación de las pruebas se precedió una intensa actividad diplomática en la que el propio Powell trató de convencer a sus homólogos en el Consejo de Seguridad. Las reuniones que mantuvo el martes y el miércoles con el representante chino Tang Jiaxuan y el alemán Joschka Fischer cayeron en saco roto para los intereses estadounidenses.

Francia y Alemania no cambian su posición

Uno de los huesos más duros de roer en esta crisis para Estados Unidos es Francia, cuyo primer ministro, Jean-Pierre Raffarin, ha afirmado esta mañana que París no ha cambiado de posición respecto a Irak y continuará trabajando para evitar la guerra. Raffarin ha insistido en que hay "otros medios" para destruir las armas. "Doblemos o tripliquemos el número de inspectores, abramos más oficinas regionales. Vayamos más lejos y establezcamos un equipo especializado de inspectores que controlen las zonas y áreas que han sido inspeccionadas. Reforzemos la capacidad para la vigilancia y la recolección de información en Irak", dijo ayer Villepin.

Por su parte, Alemania se ha levantado hoy con la resaca que provocó ayer las duras declaraciones del secretario de Defensa de Washington, Donald Rumsfeld, que comparó la postura alemana con la que están manteniendo países como Cuba o Libia. Y aunque no ha habido aún una respuesta oficial a estas palabras, Berlín insiste hoy en que las pruebas mostradas ayer por Estados Unidos son insuficientes y no concluyentes.

Irak responderá "punto por punto"

El régimen Irak responderá "punto por punto" al informe presentado ayer ante la ONU por el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, ha anunciado el asesor presidencial del gobierno iraquí, Amer Al-Saadi.

El funcionario iraquí ha precisado que las alegaciones del régimen de Bagdad serán expuestas en un detallado informe escrito que será remitido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"Las acusaciones sólo sirven para el consumo local", ha dicho Al-Saadi, en alusión a que Washington trata de buscar el apoyo de su pueblo que en su mayoría se opone a una acción bélica contra Irak. "Las grabaciones telefónicas no están a la altura de una potencia mundial", ha añadido el responsable de Bagdad, en referencia a los extractos de dos conversaciones entre altos funcionarios iraquíes presentadas por Powell para demostrar que Irak hace más esfuerzo por esconder que por destruir armas. Además, ha calificado de "infundadas" las acusaciones de que Irak aún esconde armas prohibidas en los palacios presidenciales.