AMENAZA DE GUERRA | El despliegue militar

Un escuadrón de cazabombarderos F-117 furtivos hace escala en la base de Morón

Estados Unidos moviliza seis portaaviones, como en la guerra del Golfo de 1991

Un escuadrón de 12 cazabombarderos F-117 Nighthawk (Halcón Nocturno), con tecnología Stealth (Furtiva), en teoría indetectable por los radares, llegó el martes a la base de Morón de la Frontera (Sevilla). El escuadrón salió de su base de Holloman (Nuevo México) rumbo al golfo Pérsico, en lo que constituye el primer despliegue de aviones furtivos en el marco de los preparativos contra Irak, según el Ejército del Aire de Estados Unidos.

Fuentes del Ministerio español de Defensa no quisieron confirmar ni desmentir la llegada de los aviones, pero subrayaron que "no se ha traspasado el límite del convenio bilateral con EE UU".

Más información

España, que ha garantizado a Washington el uso de las bases en caso de conflicto con Irak, aún no ha dado oficialmente su autorización para ello, por lo que la escala de los F-117 se basa en el permiso concedido para la Operación Libertad Duradera de lucha contra el terrorismo. La escala prevista en la base española es de 48 horas, por lo que el escuadrón debería marcharse hoy, supuestamente con destino al reino de Qatar, en el golfo Pérsico.

Los F-117, de color negro, alas en forma de flecha y superficie poliédrica, alcanzan los 1.040 kilómetros por hora y van equipados con misiles y bombas guiadas. Se estrenaron en la invasión de Panamá (1989) y fueron los primeros en bombardear Bagdad en 1991. También intervinieron en los conflictos de Bosnia (1995) y Kosovo (1999), donde uno fue derribado por la artillería serbia. Fabricados por la casa Lockheed, cada aparato cuesta 106 millones de dólares.

Además de los doce F-117, ayer se encontraba en Morón un escuadrón de cazas F-18 de la Marina de EE UU, así como una docena de grandes aviones de transporte C-5 Galaxy y aparatos de reabastecimiento en vuelo. Las bases españolas de Morón y Rota están siendo profusamente utilizadas para el despliegue en torno a Irak de una fuerza que a mediados de mes rondará los 150.000 soldados. En ambas se han preparado dormitorios para que puedan pernoctar los soldados en tránsito y está previsto instalar hospitales de campaña.

El pasado fin de semana llegó a Omán un nuevo grupo de combate encabezado por el portaaviones Abraham Lincoln. En el golfo se encuentra ya el Constellation, mientras que el Harry S. Truman está en el Adriático y el Theodore Roosevelt ha llegado al Mediterráneo. Otros dos, el Kitty Hawk, con base en Japón, y el George Washington, en la costa este de EE UU, han sido puestos en alerta para zarpar. Cada portaaviones embarca unos 80 aparatos, 50 de ellos de combate. Durante la anterior guerra del Golfo se movilizaron en total seis portaviones, informa France Press.

En Kuwait, el país más directamente afectado por un eventual conflicto, toda la zona fronteriza con Irak "será declarada zona militar a partir del 15 de febrero", según anunció un portavoz del Gobierno. En el emirato están desplegados unos 35.000 soldados norteamericanos y un tercio de su territorio ha sido cerrado al paso de civiles.

En el norte de Irak, responsables de los partidos kurdos opuestos a Sadam Husein aseguran haber preparado tres pistas de aterrizaje a petición de EE UU en las proximidades de Erbil, Dohouk y Suleimaniya.

El jefe de los inspectores de la ONU, Hans Blix, pidió ayer a las autoridades de Bagdad que permitan las entrevistas de sus expertos con los científicos iraquíes sin presencia de testigos y el sobrevuelo del país por los aviones espía norteamericanos U-2.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de febrero de 2003.

Lo más visto en...

Top 50