Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA QUIEBRA DE UN GIGANTE

El presidente de Enron fue advertido en agosto de las irregularidades de su empresa

Una carta interna de una ejecutiva de la empresa avisaba de la "oleada de escándalos contables" que se avecinaba ya en agosto.-La Bolsa de Nueva York suspende la cotización del gigante energético

El caso Enron, la principal compañía energética del mundo que quebró a la misma velocidad que se enriquecían sus directivos, salpica directamente a su presidente, Kenneth L. Lay. Según publican hoy tanto The New York Times y The Washington Post, Lay fue advertido en agosto del escándalo que se avecinaba por un informe interno de la compañía. Pero no actuó en consecuencia.

"Estoy tremendamente preocupada por la posibilidad de que nos afecte una oleada de escándalos contables", escribió entonces la vicepresidenta de desarrollo corporativo Sherron S. Watkins en una carta sin firma de siete páginas dirigida al presidente de Enron.

En la carta, Watkins describía el tipo de engaños contables y tráfico de influencias que llevó a la compañía a revisar a la baja sus resultados financieros y que provocaron finalmente la suspensión de pagos de la compañía el 2 de diciembre.

"¿Hay alguna forma de que nuestros gurus de la contabilidad desembrollen esto ahora?", se preguntaba Watkins en su carta.

La fecha de fecha de la carta, 14 de agosto, coincide en el tiempo con los llamamientos a la calma de Lay a inversores y trabajadores, que comenzaban a preocuparse por la marcha de la compañía. El 21 de ese mes, en concreto, el presidente de la compañía aseguró que "una de sus más altas prioridades" era restaurar la confianza de los inversores y que eso se derivaría en un aumento del precio de las acciones.

Sus palabras no fueron precisamente proféticas. En aquel momento las acciones de la compañía se cotizaban todavía a 30 dólares. Para finales de noviembre, habían caído hasta los 30 céntimos.

Los investigadores de la Cómite de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes encontraron la carta de Watkins el domingo mientras examinaban 40 cajas con documentos entregadas por Enron, según un portavoz.

W.J. Tauzin y James C. Greenwood, miembros de dicho comité, no la hicieron pública entonces pero la citaron ayer en su petición de más información a tres las tres partes: Enron, la firma de abogados Vinson & Elkins, que revisó sus alegacions y la firma Andersen Consulting, que auditó sus cuentas. El abogado de Enron, Robert Bennett se mostró "muy disgustado" por esta revelación.

El Congreso de EE UU investiga ahora porqué la auditora Andersen Consulting ordenó la destrucción de informes financieros justo antes de que la empresa anunciara pérdidas y entrase en una espiral financiera que la condujo rápidamente a la ruina.

Nueva York suspende la cotización de Enron

La bolsa de Nueva York ha anunciado hoy la suspensión de la cotización de las acciones de la corporación Enron como paso previo para retirarlas del parqué, informó hoy la Comisión de Valores de la Bolsa de Nueva York (NYSE).

En un comunicado de prensa, la NYSE ha dicho que tomó esta decisión por la naturaleza de la bancarrota de Enron, la más grande en la historia empresarial de Estados Unidos, y la incertidumbre sobre lo que pueda pasar al final del proceso.

La Comisión de Valores ha señalado también que ha tenido en consideración el impacto que todo el proceso puede tener en los accionistas. La NYSE ha explicado que los directivos de Enron tienen derecho a solicitar la revisión de esta decisión, pero ha advertido de que el precio de la acción ha caído por debajo de un dólar durante un período consecutivo de 30 días, uno de los requisitos que autorizan a la retirada de un valor de la bolsa neoyorquina.

En agosto de 2000, las acciones de Enron se cotizaban por encima de los 90 dólares, pero su precio se desplomó dramáticamente ante los problemas que experimentaba y, especialmente, tras declararse en bancarrota el pasado 4 de diciembre.

El comunicado del NYSE señala que antes de proceder a la retirada del valor de la bolsa de Nueva York se procederá a estudiar todos los pormenores del caso, incluida una apelación de la empresa, si sus ejecutivos la presentan ante el comité correspondiente.

La Bolsa de Valores de Nueva York ha dicho que ha seguido de cerca la evolución de la compañía y que la medida es el resultado del análisis de los acontecimientos y, teniendo en cuenta "el último efecto" que puede tener sobre los accionistas de la misma.

Por todo ello, ha estimado que mantener la cotización del acción es "inadmisible" y ha resalto que, entre otras cosas, la acción de la empresa eléctrica ha cotizado a un nivel "anormalmente bajo", por debajo de los criterios mínimos para permanecer en el mercado.