Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REACCIÓN DE KABUL

Los talibán responden a EE UU que no entregarán a Bin Laden sin pruebas

El embajador en Pakistán afirma que expulsarle del país sería un insulto a la ley islámica

A pesar del ultimátum lanzado ayer por el presidente de EE UU, el Gobierno afgano de la milicia integrista islámica talibán ha reiterado hoy que no entregará a Washington al disidente saudí Osama Bin Laden.

"Entregarle a EEUU o forzarle a salir del país es un insulto al Islam", ha declarado el embajador de los talibán en la capital paquistaní, Abdul Salam Zaeef, según la agencia de noticias privada con base en Pakistán Afghan Islamic Press.

El diplomático ha insistido en que la posición de los talibán hacia Bin Laden "no ha cambiado", en alusión a la decisión del régimen de Kabul de no entregar a Bin Laden sin pruebas sobre su implicación en los actos terroristas. "Entregarlo a América o expulsarlo fuera del país es un insulto al Islam y a la sharia (ley islámica)".

El Gobierno de esta milicia que controla el 90% de Afganistán, donde vive refugiado Bin Laden, niega que el disidente saudí hubiera orquestado los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, en Washington, alegando que no tenía los medios y que estaba incomunicado con el mundo exterior.

El Gran Consejo (shura) de teólogos afganos (ulemas) recomendó ayer a los talibán que persuadieran a Bin Laden de abandonar el país voluntariamente, al término de dos días de deliberaciones para decidir su suerte.

En su intervención esta madrugada ante el congreso, Bush rechazó la decisión de los teólogos y advirtió a los talibán de que entreguen inmediatamente a Bin Laden o hagan frente a las consecuencias.

El presidente de EE UU exigió también a los talibán que entreguen a todos los líderes del grupo terrorista y que permitan el acceso a los campamentos de los terroristas para asegurar que no siguen operativos.

"Los talibán deben actuar porque de lo contrario compartirán la misma suerte que los terroristas", aseguró Bush.

En una rueda de prensa ofrecida posteriormente por el embajador en Pakistán, éste ha asegurado que el Gobierno de los talibán no está obligado a cumplir las recomendaciones de los ulemas.

"No hay obligación. Como ven es sólo una sugerencia", ha afirmado el diplomático, quien ha subrayado que las resoluciones de los doctores afganos de la ley islámica, incluida la de convocar una guerra

santa si EEUU ataca Afganistán, fueron entregadas al líder supremo de la milicia, el mulá Mohamed Omar, que tiene su base en la ciudad sureña afgana de Kandahar.

La decisión última sobre las recomendaciones de los teólogos tiene que ser tomada por el mulá Omar.

Cierre de comunicaciones

Ante la inminencia de los ataques estadounidenses sobre suelo de Afganistán, los talibán han suspendido las comunicaciones entre las oficinas de la ONU en Kabul y el mundo exterior, según ha indicado hoy un portavoz de Naciones Unidas.