Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL TAMPA

Comienza el traslado de los refugiados del 'Tampa' a Papúa Nueva Guinea sin pisar suelo australiano

Un tribunal ha levantado la prohibición que les impedía salir

Los soldados australianos han finalizado ya la operación de traslado de los 433 refugiados que durante más de una semana han permancido en el carguero noruego Tampa al barco de guerra Maroona. Este buque será el encargado de llevarles esta misma noche a Papua Nueva Guinea desde donde les embarcarán en aviones hasta Nueva Zelanda y la isla de Nauru.

Los inmigrantes, en su mayoría afganos, harán en el Manoora un viaje de entre seis y diez horas hasta Port Moresby, la capital papuana, donde tomarán un avión para trasladarse a Nueva Zelanda o Nauru, su destino final.

Ahora, los más de 400 inmigrantes viajarán con muchas más comodidades hacia Nueva Zelanda y Nauru, donde se establecerá si son refugiados políticos y económicos, tras ofrecer su ayuda estos países.

El gobierno australiano ha pedido a una empresa de la isla de Navidad dos barcas de pesca que serán utilizadas para el traslado.

Su puesta en marcha ha sido posible después de que el Tribunal Federal australiano levantara la prohibición del pasado viernes que impedía a los inmigrantes abandonar las aguas territoriales de este país tras más de una semana de estancia en la cubierta del Tampa debido a la negativa del Gobierno de Camberra de darles acogida.

Los inmigrantes podrán comenzar ahora su viaje en el Manoora, pero todavía queda pendiente la resolución que debe determinar si pueden tramitar su petición de asilo en Australia. Si les fuera favorable podrían regresar y desembarcar en suelo australiano.

El Gobierno de Australia ha anunciado ya que, en ese caso, estará dispuesto a asumir sus obligaciones.

El Tampa, de bandera noruega, rescató a los refugiados el pasado día 26 cuando el barco indonesio en el que viajaban estaba a punto de hundirse frente a la isla Navidad.

Con el traslado de los refugiados al buque de guerra se cierra prácticamente una de las mayores crisis por las que ha atravesado el Gobierno australiano y que ha abierto fisuras en sus relaciones diplomáticas con Indonesia y Noruega, los otros países implicados.