Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Israelíes y palestinos buscan la forma de aplicar el plan de la CIA aceptado ayer por ambas partes

Muere un monje ortodoxo griego por disparos de palestinos cerca de Jerusalén

El secretario del Gobierno israelí, Gideon Saar, ha asegurado en declaraciones a la radio pública que esta reunión, a la que acudirá un representante de la CIA, se celebrará a lo largo del día de hoy, con el fin de "decidir la forma de aplicar el acuerdo de alto el fuego y la reanudación de la cooperación en materia de seguridad".

El presidente de la Autoridad Palestina, Yasir Arafat, dio a última hora de ayer su visto bueno al plan de Tenet, para conseguir una tregua duradera entre palestinos e israelíes.

El Gobierno israelí ya había anunciado por la mañana que aceptaba la propuesta tras la amenaza del funcionario estadounidense de poner fin a su misión en Oriente Próximo y regresar a su país.

Según el consejero del presidente palestino, Nabil Abú Rudeina, Arafat aceptó el documento, que recoge las líneas básicas del Informe Mitchell -fin de la violencia, etapa de distensión y vuelta a la mesa de negociaciones-, tras una reunión entre ambos de más de tres horas en la ciudad autónoma de Ramala.

Rudeina precisó que los palestinos han expresado a Tenet sus reticencias sobre las "zonas tapón" que se establecerán entre los territorios administrados por ellos e Israel.

Asimismo, Arafat ha rehusado ceder a la petición del director de la CIA de ordenar la detención de varios activistas de Hamás y la Yihad Islámica, al tiempo que ha exigido el levantamiento definitivo del bloqueo israelí.

Aunque no ha habido más precisiones sobre el acuerdo, el Informe Mitchell exigía a las partes poner fin de inmediato a la violencia como paso necesario para crear un clima de confianza y "congelar" los asentamientos israelíes sobre los territorios ocupados.

Esta tregua debe poner fin a ocho meses de enfrentamientos continuos entre israelíes y palestinos, que han causado la muerte de casi 700 personas, en su mayor parte palestinos, y allanar el camino para unas nuevas conversaciones de paz entre las partes.

Una nueva víctima

Un ciudadano israelí ha muerto por la noche a causa de disparos de palestinos cerca de Jerusalén. La víctima es un monje ortodoxo griego.

El monje ha sido tiroteado cuando circulaba por una carretera cercana al asentamiento judío de Maalé Adumín, a unos 10 kilómetros de Jerusalén, por lo que se cree que formaba parte de la congregación del cercano monasterio de San Jorge, en la zona de Wadi Kelt.

Los disparos han sido efectuados desde otro automóvil que adelantó al vehículo de la víctima, que llevaba la placa amarilla de los vehículos israelíes, por lo que es de suponer que los atacantes creyeron que se trataba de un colono judío.