La punta de la lengua
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Increíble pobreza de adjetivos

Las palabras son baratas, y retratan las carencias del pensamiento o sus caudales

Carlos Alcaraz, el día 11 en Queens, Nueva York.
Carlos Alcaraz, el día 11 en Queens, Nueva York.Tim Clayton (Corbis via Getty Images)

Increíble, increíble. Veinte veces increíble. Treinta veces increíble. Es el adjetivo preferido por deportistas, cantantes, cocineros, artistas en general y demás familia cuando han de comentar ante el micrófono un gran éxito. Primero dicen “la verdad que”, y luego repiten “increíble” en cada frase. Increíble el apoyo del público, increíble el ambiente en el concierto, increíble haber recibido ese premio. Increíble que digan tantas veces increíble.

Muchas celebridades que hablan en público no tienen por oficio la palabra, y por tanto no cabe exigirles nada. Otro asunto es lo que cada uno se exija a sí mismo y la imagen que desee mostrar ante los demás. Las palabras son baratas, y su pobreza o su variedad retratan las carencias del pensamiento o sus caudales. Vale la pena prestarles atención.

El adjetivo “increíble” ofrece expresividad, no digo que no. Es rotundo, señala algo que sobreviene, que se presenta de súbito. Por ejemplo, la repentina herencia de un tío en América; algo increíble, ya se ve. O sea: “Lo que no puede creerse”, como dice el Diccionario en la primera acepción; o lo que es “muy difícil de creer”, según matiza la segunda, abriendo la mano.

Pero habrá quien vea raros estos increíbles “increíbles” de esas declaraciones cuando se refieren a hechos creíbles una vez que han sucedido, como un triunfo deportivo o un éxito musical de quienes estaban dotados para ello (por eso los consiguieron). Sí resultará increíble que el vecino del quinto vaya a ganar el US Open o que la amable empleada del banco sea aclamada de repente en el Liceu. Ahí estaríamos de acuerdo.

Si quieres apoyar la elaboración de periodismo de calidad, suscríbete.
Suscríbete

Para mejorar su léxico, a los entrevistados de urgencia tras una jornada estelar les sería de utilidad memorizar una breve relación de adjetivos, elaborada con la misma intención con que se suelen preparar los discursos ante una entrega de premios: para pronunciarlos en caso de obtener el galardón y para dejarlos en el bolsillo si el jurado ha elegido a otro. Mediante esa escueta relación de palabras adecuadas, deslumbrarían al público, mejorarían su efecto como referentes sociales y recibirían más propuestas de patrocinio por su mayor crédito y prestigio.

Un adjetivo posible para esas ocasiones sería, por ejemplo, “formidable”, y así lo rescatarían de su camino hacia el desuso. De hecho, aquel programa de radio legendario que presentó Alberto Oliveras en la SER entre 1960 y 1977 no se llamaría hoy Ustedes son formidables, sino Ustedes son increíbles.

“Formidable” vale, como “increíble”, para muchas situaciones. Podemos hallarnos frente a un ser formidable (“muy temible, que infunde asombro y miedo”), como un gran rival deportivo; o ante algo “excesivamente grande en su línea” (“un triunfo formidable”). También equivale a “magnífico”, sinónimo que se puede unir a la serie: “El apoyo del público ha sido magnífico”, “qué magnífica remontada”.

Además de “magnífico”, el español ofrece a campeones y narradores algunos adjetivos cuyas definiciones los hacen similares entre sí: “espléndido”, “excelente”, “sobresaliente”… Todos ellos nos sirven a la hora de expresar admiración, gratitud, sorpresa; pero también disponemos de otros, como “inolvidable”, “inenarrable”, “maravilloso”, “impresionante”, “enorme”, “fabuloso”, “gigantesco”, “descomunal”, “impensable”, “inesperado”.

No alargaremos más la lista, a fin de facilitar que los entrevistados de urgencia la memoricen y escojan de entre sus elementos alguno que les plazca, con el inusual propósito de hacer tan admirables sus palabras como sus triunfos.

Apúntate aquí al boletín semanal de Ideas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Álex Grijelmo

Doctor en Periodismo, y PADE (dirección de empresas) por el IESE. Estuvo vinculado a los equipos directivos de EL PAÍS y Prisa desde 1983 hasta 2022, excepto cuando presidió Efe (2004-2012), etapa en la que creó la Fundéu. Ha publicado una docena de libros sobre lenguaje y comunicación. En 2019 recibió el premio Castilla y León de Humanidades

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS