_
_
_
_
_

Matthew Broderick, la gran estrella adolescente y el héroe de Broadway que acabó convirtiéndose en “el marido de Sarah Jessica Parker”

Tras brillar en el cine en los ochenta y noventa, el actor se centró en convertirse en figura de Broadway. Pero su papel protagonista en la serie ‘Medicina letal’ y su aparición en ‘Solo asesinatos en el edificio’ le dan ahora una oportunidad en televisión, el medio donde triunfó su esposa

Matthew Broderick and Sarah Jessica Parker, in 1993
Matthew Broderick y Sarah Jessica Parker, en 1993.Kypros (Getty Images)
Eva Güimil

En pantalla, el gran amor de Sarah Jessica Parker ha sido un hombre al que llamaban Mr. Big y su leit motiv, la búsqueda de citas y zapatos. En la vida real, su única cita es el actor Matthew Broderick (Nueva York, 61 años), su marido desde hace 26 años. También resultará sorprendente para algunos descubrir que cuando se enamoraron ella era una desconocida y él uno de los rostros más famosos de su generación. Matthew Broderick lo ha hecho todo: taquillazos veraniegos, cine independiente, productos para adolescentes, acción, comedia y doblaje (puso la voz al Simba adulto en El rey león). Es una estrella incontestable en Broadway que sigue activa en la gran pantalla. En ella acaba de estrenar Sin malos rollos, con Jennifer Lawrence, y en agosto llegará por partida doble a la televisión: es una de las estrellas invitadas en la tercera temporada de Solo asesinatos en el edificio y el próximo jueves Netflix estrenará Medicina letal, una nueva mirada a la crisis de los opiáceos en la que Broderick interpreta a Richard Sackler, miembro de la infame saga de empresarios farmaceuticos que propiciaron la mayor emergencia sanitaria de la historia reciente de Estados Unidos.

Broderick arguye motivos personales para participar en ella, como declaró a The Hollywood Reporter. “Mi madre padeció un cáncer y tomaba esas pastillas. Estaba agonizando y la ayudaron mucho. Así que he visto ambos extremos. Sé lo malos que son. Y sé lo milagrosos que pueden ser”.

A pesar de que sus padres eran actores, Broderick aspiraba a una carrera deportiva en el fútbol americano, pero una lesión de rodilla truncó sus expectativas y acabó sobre las tablas. Una crítica de The New York Times le cambió la vida. Decía: “Matthew Broderick aporta naturalidad y espontaneidad al papel del adolescente”.

Matthew Broderick y Neil Simon en el estreno de 'Biloxi Blues' en Nueva York, en marzo de 1988.
Matthew Broderick y Neil Simon en el estreno de 'Biloxi Blues' en Nueva York, en marzo de 1988.Ron Galella, Ltd. (Ron Galella Collection via Getty)

Esa escueta línea en la que alababan su papel como adolescente gay en la Trilogía de Nueva York (1982) de Harvey Fierstein –no confundir con la antología de novelas de mismo nombre de Paul Auster– propulsó su carrera. “Antes de darme cuenta, estaba en la obra de teatro de moda y, de repente, todas las puertas se abrieron”. Por supuesto, no faltó quien le advirtió de los peligros que conllevaría empezar su carrera interpretando a un homosexual, pero los ignoró. “Algunos agentes me dijeron que tuviera cuidado”, explicó. “Solo pensé que era un papel divertidísimo y nunca me preocupé por ello. Y para ser totalmente honesto, no había conseguido ningún otro trabajo. Cuando alguien me decía: ‘Pero es un personaje gay’, yo pensaba ‘Que te jodan’. Fue uno de los momentos más emocionantes de mi carrera”.

Se convirtió en un trasunto de su amigo el dramaturgo Neil Simon en Brighton Beach Memoirs y, a los 21 años, fue el actor más joven en ganar un premio Tony. El teatro le daba sus mayores alegrías. Y la televisión, atenta a los nuevos rostros, también llamó a su puerta. Le ofrecieron el personaje de Alex P. Keaton en Enredos de familia (1982-1989), pero Broderick no quería comprometerse con proyectos a largo plazo. Tras su rechazo, el papel acabó acabó encumbrando la carrera de Michael J. Fox. Sí aceptó pasar dos meses jugando a Galaga para dar vida al protagonista de Juegos de guerra (1983), la historia de un adolescente hábil con los ordenadores que accidentalmente accede al sistema de defensa estadounidense.

Matthew Broderick durante el rodaje de 'Juegos de guerra' (1983).
Matthew Broderick durante el rodaje de 'Juegos de guerra' (1983).Robin Platzer (Getty Images)
Escena de 'Todo en un día', la película que en 1986 convirtió en una estrella a su protagonista.
Escena de 'Todo en un día', la película que en 1986 convirtió en una estrella a su protagonista.CBS Photo Archive (CBS via Getty Images)

Su rostro se hizo tan popular que fue el mejor pagado del reparto de Lady Halcón (1985): cobró 700.000 dólares, el 4% del presupuesto de la película, más que los protagonistas, Rutger Hauer y Michelle Pfeiffer. A pesar de las cifras, todavía no era una estrella. Eso le llegó con un papel al que aspiraron también Tom Cruise, Johnny Deppy y Rob Lowe: el Ferris Bueller de Todo en un día (1986), clásico del cine adolescente que lo encumbró como la imagen prototípica de chico de instituto... cuando ya tenía 25 años.

El accidente que pudo cambiarlo todo

Durante el rodaje se enamoró de Jennifer Grey, que interpretaba a su caprichosa hermana. Cuando faltaban dos semanas para el estreno de Dirty Dancing, la película que propulsaría también la carrera de ella, sufrieron un accidente en una carretera de Irlanda, donde se habían fugado para mantener su romance en secreto. Broderick conducía un BMW 316 alquilado que invadió el carril contrario y chocó de frente con el coche en el que viajaban Margaret Doherty, de 63 años, y su hija, Anna Gallagher, de 28. La muerte de ambas fue instantánea. El actor pasó cuatro semanas en un hospital de Belfast con una pierna y dos costillas fracturadas, un pulmón colapsado y una conmoción cerebral. Grey sólo sufrió heridas leves. Broderick dijo a las autoridades que no recordaba el accidente y que no sabía por qué estaba en el carril equivocado. “Ni siquiera recuerdo levantarme por la mañana. No recuerdo ni salir de la cama. Lo primero que recuerdo es despertarme en el hospital, con una sensación muy extraña en la pierna”, declaró. Fue acusado de conducción peligrosa y recibió una multa de solo 175 dólares. La familia de las víctimas consideró el proceso “una parodia de la justicia”.

Matthew Broderick y su entonces pareja Jennifer Grey en una representación en Broadway de 'Burn This', en noviembre de 1987.
Matthew Broderick y su entonces pareja Jennifer Grey en una representación en Broadway de 'Burn This', en noviembre de 1987.Ron Galella, Ltd. (Ron Galella Collection via Getty)

Su carrera continuó sin sufrir daños. El éxito de Todo en un día no le hizo dejar de asumir riesgos: cuando la Trilogía de Nueva York de Fierstein se adaptó en 1988 al cine volvió a participar en ella, esta vez como Alan, pareja del protagonista. A pesar de que su rostro aniñado seguía remitiendo a personajes mucho más jóvenes de lo que indicaba su partida de nacimiento, empezó a asumir roles adultos. Fue el coronel de un regimiento de voluntarios de raza negra durante la Guerra de Secesión en Tiempos de gloria (1989) y obtuvo su mayor éxito de taquilla gracias al papel de científico en Godzilla (1998). Un hito para la carrera de Broderick, aunque un relativo fracaso industrial que no cumplió las gigantescas expectativas depositadas en ella, igual que Inspector Gadget (1999), por cuyo papel compitió con Jim Carrey y Robin Williams. Junto a Carrey, precisamente, también vivió la fría acogida de la comedia negra Un loco a domicilio (1996). Pero pudo terminar la década de los noventa con una gran acogida de la crítica a Election (1999), adaptación de Alexander Payne de una novela de Tom Perrotta, sátira política ambientada en un instituto que tenía en el duelo interpretativo entre Broderick y Reese Witherspoon su mejor baza.

Matthew, Sarah Jessica. Sarah Jessica, Matthew

Los noventa, sin embargo, le reportaron algo más importante: su pareja por tres décadas. Conoció a su futura esposa dirigiendo una obra de teatro de la compañía de dos de los siete hermanos de Sarah Jessica Parker. Ella solía frecuentar los ensayos y él recuerda el momento exacto en el que supo que quería pasar el resto de su vida con ella: “La primera vez que la conocí. La vi caminando por la calle y pensé: ‘Eso es todo”. Además de con Jennifer Gray, él había salido previamente con Helen Hunt, mientras que Parker había mantenido una breve relación con John John Kennedy y acababa de romper con Robert Downey Jr. tras siete años de relación tumultuosa en los que el futuro Iron Man era noticia diaria por sus adicciones.

Matthew Broderick y Sarah Jessica Parker, en 1993.
Matthew Broderick y Sarah Jessica Parker, en 1993.Ron Galella (Ron Galella Collection via Getty)

En 1997, la hermana del actor les casó en una ceremonia civil celebrada en una sinagoga del Lower East Side, en la que Sarah Jessica Parker lució un vestido de novia negro para no despertar sospechas entre los cien invitados, que no sabían que estaban reunidos para una boda. En 2002 nació su primer hijo, James Wilkie, y en 2009, llegaron Loretta y Tabitha, nacidas por vientre de alquiler.

Tras la boda, Matthew Broderick vio cómo se tornaban los roles en la pareja: mientras su carrera iba perdiendo impacto, la popularidad de Parker se disparó. Su rostro era conocido gracias a papeles secundarios en éxitos como Ed Wood (1995), El club de las primeras esposas (1995) o Mars Attacks! (1996), pero no tenía una carrera consolidada en el cine, por lo que dudó antes de aceptar participar en una serie de televisión. Fueron su agente y Broderick quienes la convencieron de que interpretara a un personaje llamado Carrie Bradshaw en una serie llamada Sexo en Nueva York. Lo demás es historia de la televisión.

Matthew Broderick y Sarah Jessica Parker en Los Ángeles, en 1993.
Matthew Broderick y Sarah Jessica Parker en Los Ángeles, en 1993.Ron Davis

La pérdida de popularidad no significó un problema para él, ya que su principal pasión era el teatro y Broadway siempre le ha recibido con los telones abiertos. En 2001, el musical Los productores, basado en el libreto de Mel Brooks, batió todos los récords al ganar doce premios Tony y le convirtió en el actor teatral mejor pagado. Tanto él como su compañero sobre las tablas, Nathan Lane, recibieron 100.000 dólares semanales y un porcentaje de taquilla. Nunca ha pasado demasiado tiempo fuera de los escenarios: en 2022 volvió a ellos con su mujer, 25 años después de trabajar juntos por primera vez, para interpretar Plaza Suite, otra obra de Neil Simon, representación que supuso un pequeño acontecimiento para uba ciudad que todavía se desperezaba de la pandemia y que acudió en masa a ver a dos de sus vecinos más queridos. La devoción de la pareja por Nueva York es uno de los secretos de su longeva relación. “Nos gusta vivir en una ciudad en la que salimos de casa, caminamos por la calle y formamos parte de una comunidad en la que conocemos a todo el mundo”, ha contado Parker. También haber mantenido su vida privada fuera de los focos, en la medida en que les ha sido posible.

Ser una pareja mediática ha provocado que su relación haya sido escrutada hasta el delirio por los medios. “Como todos los años, días antes de nuestro aniversario de boda, National Enquire hace todo lo posible para inventar y tirar por tierra, en este caso, los cuatro días maravillosos que pasé con mi esposo en Londres”, escribió Parker en sus redes sociales en 2019.

Harta de rumores, publicó un comunicado en Instagram en el que acusaba al diario sensacionalista de publicar sistemáticamente mentiras sobre su matrimonio. “Hola, National Enquirer, ¿por qué no celebráis un matrimonio que ha durado 22 años y una relación que se ha mantenido durante 27? Porque, a pesar de su interminable hostigamiento y desperdicio de tinta, nos acercamos a tres décadas de amor, compromiso, respeto. Aquí está vuestra primicia de una fuente autorizada”. Su protesta recibió adhesiones entusiastas.

En mayo celebraron 26 años de matrimonio y ella lo reflejó en su cuenta de Instagram con una sencilla imagen de un corcho. “Feliz 26º aniversario, esposo mío. Fue una buena celebración y una buena botella de champán. Y un hermoso paseo a casa. Oh, las millas que hemos recorrido juntos. Te quiero”. Como suele decir su voz en off: and just like that.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eva Güimil
Eva Güimil (Mieres, 1972) ha sido directora y guionista de diversos formatos de la televisión autonómica asturiana. Escribe sobre televisión en EL PAÍS y ha colaborado con las ediciones digitales de Icon y 'Vanity Fair'. Ha publicado la biografía de Mecano 'En tu fiesta me colé'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_