Cada vez escuchamos menos canciones nuevas. ¿Está la música de ayer matando a la de hoy?

‘Stranger Things’ ha provocado que un tema de 1985 se convierta en la canción más reproducida en Spotify en Estados Unidos. Cada semana, decenas de éxitos del pasado resucitan también en TikTok. Después, explotan en las listas de éxitos

Unas jóvenes italianas reproducen música en una máquina de discos en los años sesenta.
Unas jóvenes italianas reproducen música en una máquina de discos en los años sesenta.Agencia Getty

A principios de año, una canción de 1977 se metió entre las más reproducidas de Spotify. El vídeo de un joven patinando mientras escucha Dreams, de Fleetwood Mac, y bebe zumo de arándanos se hizo tan popular en TikTok que hasta Joe Biden usó la canción en su acto de investidura. Este es solo un ejemplo de canciones que han resurgido de sus cenizas para invadir la lista de éxitos. Esta semana, Running Up That Hill de Kate Bush (incluida en su álbum Hounds of Love, de 1985) es la más escuchada en Spotify en Estados Unidos y está en el segundo puesto en la lista mundial. Todo por aparecer en algo casi tan popular como TikTok: la recién estrenada cuarta temporada de Stranger Things.

De acuerdo con la consultora MRC Data, en Estados Unidos el consumo de álbumes de música actual (lanzada hace menos de 18 meses) disminuyó un 3,7 %, mientras que la de catálogo creció en 2021 un 19,3 %, ocupando el 70% del consumo total. Las viejas canciones están de moda y ganan impulso gracias al magnetismo del vinilo, el crecimiento de las plataformas de streaming y la creciente influencia de TikTok.

La misma consultora afirma que durante los confinamientos provocados por la covid-19, “los fans echaron la vista atrás a sus viejos favoritos”. El aumento de ventas de vinilo (que el año pasado tuvo un crecimiento de 51,4 %, el más alto de las últimas tres décadas) tendría relación con el auge de la música de catálogo, afirma Daniel Vidaur, jefe de producto de Rhino en Warner Music Spain. “El público ha asociado el vinilo a los discos clásicos, como Pink Floyd y Neil Young, que se grabaron concebidos para ese formato. Pero tampoco debemos olvidar que hay artistas actuales que venden muy bien en vinilo, como Pablo Alborán y Ed Sheeran”, apunta Vidaur.

Eugenio López, que fundó la fábrica Mad Vinyl hace un año y medio, cuenta que la demanda por las reediciones varía según la época del año. “Cerca del 20% de nuestra producción son reediciones. A principios de año hay menos y cuando llega el verano aumenta muchísimo el porcentaje. Esto lo achaco a que llegan las navidades y las discográficas quieren discos que sirvan como regalo”, explica. De la misma manera, hay temas que siempre vuelven en ciertas estaciones del año, como Thriller de Michael Jackson, que aumenta drásticamente por Halloween, y All I Want for Christmas Is You de Mariah Carey, que siempre entra en el codiciado Hot 100 de Billboard durante la Navidad.

Los antiguos temas también encuentran en las radios el lugar idóneo para propagarse. Javier Penedo, locutor de Los 40 Classic, reconoce que las emisoras de radio están poniendo en rotación cada vez menos canciones nuevas en favor de viejos e infalibles éxitos. “Antiguamente, se ponían muchas más novedades que ahora. El oyente de la radio está envejeciendo. Las canciones nuevas se tienen que emitir con cuentagotas, porque la capacidad de asumir novedades es limitada”, señala.

Las plataformas de streaming también podrían estar alimentando esta tendencia, al poner al precio de un CD un catálogo casi infinito al alcance de la mano. Además de contabilizar cada replay, las listas de reproducción y las radios basadas en algoritmos alientan a los consumidores a escuchar las mismas canciones con más frecuencia. Spotify, la mayor plataforma de la actualidad, ya venía señalando desde 2020 que la música de décadas pasadas estaba en ascenso en España, cuando se dispararon un 54% las listas de reproducción de música oldie. “En los últimos meses, en Spotify hemos detectado una tendencia por parte de nuestros usuarios a escuchar música de décadas pasadas. La década de los 2000 es la clara favorita y los artistas más escuchados son españoles. También es común a todas las generaciones, desde babyboomers hasta los Z”, explica Melanie Parejo, directora musical para el sur de Europa de Spotify.

Sin embargo, el principal responsable del auge de la música de catálogo sería TikTok, asegura MRC data. A través de sus retos y desafíos de baile, la aplicación pone de moda canciones que muchas veces ya habían sido olvidadas. La propia red social china anunció recientemente que más de 175 canciones que se viralizaron en la aplicación el año pasado terminaron figurando en las listas de éxitos estadounidenses. Un ejemplo es Sweater Weather, lanzada hace nueve años por The Neighbourhood, que despegó en TikTok y alcanzó el puesto número 53 a principio de 2022.

Esta revalorización de la música del pasado hizo que las discográficas se hicieran en 2021 con el catálogo de artistas clásicos como Bob Dylan, Bruce Springsteen y Neil Young. Se movieron más de 5.000 millones de dólares en adquisiciones de derechos y catálogos. La expectativa es que estas compras sigan en 2022, con artistas como Pink Floyd y Phil Collins en el punto de mira. González, fundador de Mad Vinyl, teme que la inversión en el catálogo pueda afectar a los jóvenes artistas. “Llenar los estantes de la FNAC con discos de Paul McCartney es ir a lo seguro. Prefieren esa apuesta a coger chavales de 20 años y ver qué pasa. Aquí llegan grupos que ensayan en los fines de semana porque tienen sus trabajos, graban en algún estudio amateur y sus discos son una verdadera maravilla. Obviamente, cuesta bastante más darles a conocer”.

Las canciones antiguas encuentran nueva vida en el contexto cultural que ofrece internet. Los clásicos ahora pueden ser redescubiertos a través de una lista de reproducción, de un desafío de baile o un vídeo viral, y convertirse en éxitos de la noche a la mañana. Y todo indica que habrá más de esto en el futuro. Está claro que cuando algo nos gusta, nos cuesta superarlo.

¿La música antigua está matando a la nueva?

Según MRC data, este último año el consumo de catálogo en streaming aumentó un 22,3%, mientras que el de novedades cayó un 4,9% . Tal y como el historiador de música Ted Gioia contaba en un artículo para The Atlantic, estos datos serían el reflejo de una industria que está cada vez más enfocada en controlar sus activos en vez de desarrollar nuevos talentos. En el lado opuesto, el crítico de Billboard Robert Levine apunta que los 18 meses que separan un lanzamiento de un catálogo son solamente un artilugio gráfico, y así como Drake y Swift tienen éxitos de catálogo, Dylan y Springteen hacen música actual. Dentro de este convulso escenario, una cosa es cierta: invertir grandes cifras en una voz desconocida, publicitarla por radios y por internet y llevarla de gira alrededor del mundo, ya no se hace como antiguamente.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS