Matina Shakya, de ocho años, fue elegida Kumari real de Basantapur a los tres. Desde entonces solo pisa la calle una vez al año. En la imagen, el festival Indra Jatra, en octubre de 2013.

La soledad de las diosas kumari

La superstición religiosa del valle de Katmandú, en Nepal, idolatra a vírgenes preadolescentes como avatares de diosas. La tradición las aísla de la sociedad hasta que alcanzan la pubertad El gobierno nepalí comenzó a ofrecer educación a las niñas diosas ante las quejas de antiguas Kumaris incapacitadas para la vida ‘terrenal’ Grupos de activistas quieren modernizar la tradición para acabar con su encierro Miembros de la comunidad defienden sus derechos culturales y sostienen que la costumbre ensalza la figura de la mujer y atrae a miles de turistas

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada