Francia se moviliza contra la venta de Alstom a General Electric

El Gobierno galo está preocupado ante los rumores de la adquisición de la emblemática firma El ministro de Economía dice que están buscando alternativas para la compañía

Un tren fabricado por Alstom frente a una planta de producción en Francia
Un tren fabricado por Alstom frente a una planta de producción en Francia REUTERS

Francia no quiere entregar uno de sus símbolos económicos a Estados Unidos. El Gobierno señaló este viernes que peleará para evitar que la empresa de ingeriría Alstom, responsable de la construcción de centrales eléctricas y del tren de alta velocidad TGV, sea comprada por el gigante estadounidense General Electric.

“Alstom es el símbolo de nuestro poder industrial y del ingenio francés”, señaló el ministro de Economía, Arnaud Montebourg. El Gobierno está estudiando “alternativas”, ante las informaciones que apuntan que General Electric ofrecerá 9.400 millones por el grupo galo, que se enfrenta a problemas financieros y cuyas acciones, antes de los rumores de compra, habían perdido un 30% de su valor en un año.

El Gobierno está preocupado por "el grave riesgo" que puede suponer que las decisiones estratégicas de Alstom se tomen fuera de Francia e insiste en la necesidad de "fortalecer la base industrial francesa" y de lograr el retorno de la producción al país, por el empleo que eso supondría, según defendió Montebourg. Con sus palabras, el ministro dio a entender que están trabajando en ayudas en favor de la compañía que eviten la posible venta.

El torbellino de acontecimientos en torno a la compañía se ha generado tras una información de la agencia Bloomberg, que fue la que apuntó hacia una posible oferta de General Electric. Alstom, por su parte, negó haber sido informada de la posible oferta y explicó que está constantemente revisando sus opciones estratégicas, pero no hará comentarios hasta la publicación de sus resultados, el próximo 7 de mayo.

Tras la noticia de Bloomberg, el periódico francés Le Figaro informó de que en realidad la compañía estadounidense está interesada solo en las actividades energéticas de Alstom, y no en todo el grupo. La empresa gala tiene actualmente un valor total de menos de de 10.000 millones de euros. Salvada por el Estado francés en 2004 y despojada de las actividades de construcción, ha visto desacelerarse también su mercado de centrales eléctricas.

Alstom en su último ejercicio registró ventas por valor de 20.300 millones de euros, y da empleo a 93.000 personas, 18.000 de ellas en Francia. Por su parte, General Electric registró ventas de $ 146.000 millones de dólares el año pasado, y emplea a 305.000 personas en sus divisiones de energía, siderurgia, ingeniería y material ferroviario. Tiene un valor en Bolsa de más de 265.000 millones de dólares y registró un beneficio neto de 3.000 millones solo el primer trimestre de 2014.  

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS