Opinión

Todos

Últimamente siento un asco irreprimible cada vez que escucho a alguien utilizar el término “totalidad” (en singular y en plural, en masculino y en femenino)