Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICS ha reducido su plantilla en más de 5.000 trabajadores desde 2010

Los recortes para 2013 son los más duros desde el inicio del tijeretazo sanitario

Protesta de trabajadores de Can Ruti.
Protesta de trabajadores de Can Ruti.

Los duros recortes aplicados por la Generalitat al Instituto Catalán de la Salud (ICS) —de hasta el 20% en la red de atención primaria en los últimos tres años— han tenido gran impacto sobre los trabajadores. La mayor empresa pública de Cataluña, encargada de la gestión de ocho grandes hospitales y 288 ambulatorios, ha sufrido un tijeretazo en la plantilla de más de 5.000 personas entre junio de 2010 y el mismo mes de 2013. Solo este año, el tercero de la oleada de recortes impuesta por el Departamento de Salud, el ICS ha perdido 1.537 empleos (el 4% del total) en cifras del mes de agosto.

El ICS tenía cerca de 41.300 trabajadores a finales del primer semestre de 2010, según los datos de la dirección en el último consejo de administración, a los que ha accedido EL PAÍS. En junio pasado, la plantilla era de 36.000 personas, lo que supone una pérdida de 5.300 trabajadores. La evolución de la plantilla se mostró en forma de gráfico de líneas, por lo que muchos datos figuran en un rango y no con la cifra exacta, aunque sí muy aproximada. Los datos, confirmados por la gerencia del ICS, se muestran en forma de "plantilla equivalente", es decir, la plantilla expresada en número de trabajadores a jornada completa.

El recorte de plantilla en el ICS, que comenzó en 2010 con el Gobierno tripartito, se vio agravado en 2011 con el comienzo de la oleada de recortes y ha continuado. La empresa pública contaba en agosto pasado con 361 médicos, 637 trabajadores sanitarios no facultativos y 539 empleados no asistenciales menos que en el mismo mes de 2012. La plantilla —sin contar los residentes— se ha reducido el 4% en un año, 1.537 empleados. Si se cuentan los residentes, que son personal en formación, la reducción es del 3,7%.

El recorte de plantilla en el ICS, que comenzó en 2010 con el Gobierno tripartito, se vio agravado en 2011 con el comienzo de la oleada de recortes y ha continuado

Las cifras son consistentes con la persistente bajada del presupuesto de la empresa pública: los recortes previstos para 2013 son los más duros desde el inicio del tijeretazo sanitario. El ICS perderá este año 168 millones de euros, lo que supone una reducción del presupuesto del 6,33% respecto a 2012. En los dos años anteriores, el tijeretazo ya había sido del 4%.

El ICS gestiona ocho hospitales: Vall d'Hebron y Bellvitge, en Barcelona; Can Ruti, en Badalona; Viladecans; Josep Trueta, en Girona; Arnau de Vilanova, en Lleida; Joan XXIII, en Tarragona, y Verge de la Cinta, en Tortosa, y la mayoría de la red primaria.

Josep Vendrell, diputado de ICV, califica las cifras de “escandalosas”. “Ponen en evidencia que los recortes se han cebado con los trabajadores, obligados a trabajar más por menos dinero”, afirma.

Joaquim Casanovas, gerente del ICS, niega este extremo y afirmó que la empresa ha hecho un esfuerzo por reducir el impacto de los recortes sobre sus empleados, ahorrando en aspectos como el gasto en suministros. Además, se ha intentado que el descenso de la plantilla tenga el “menor efecto posible” sobre la actividad, según Casanovas. A pesar de la coyuntura desfavorable, el ICS ha aumentado algunos tipos de actividad (como la cirugía mayor ambulatoria) en los últimos años, recuerda el gerente. El impacto sobre la plantilla se ha notado, sobre todo, en la disminución del personal contratado para suplencias. También ha tenido un efecto el incremento de la jornada laboral del personal fijo y la decisión de no cubrir jubilaciones. El recorte “no se ha hecho con despidos”, sostiene Casanovas.

Para Marina Geli, diputada socialista, estas cifras son el resultado de tres años de recortes. “Hay menos actividad, menos trabajadores y los empleados cobran menos”, asegura Geli, que recuerda que el Parlament aprobó “mantener la titularidad pública del ICS para contrarrestar el plan que manejaba Salud y que preveía trocearlo en 20 sociedades que iban a abrirse al capital privado.