El grito de Iker

El capitán del Madrid inyectó coraje a la plantilla, aturdida tras los tropiezos en la Liga, para que no dejara escapar la Copa frente al Barcelona