Camila de Cornualles posa y habla para celebrar su 75º cumpleaños: “Fui examinada durante tanto tiempo que tuve que aprender a vivir con eso”

La futura reina consorte se ha sincerado en las páginas de la edición británica de ‘Vogue’ sobre cómo fue su llegada a la familia real británica y su día a día con Carlos de Inglaterra

Camila, duquesa de Cornualles, el 15 de junio en las carreras de caballos de Ascot, en Reino Unido.
Camila, duquesa de Cornualles, el 15 de junio en las carreras de caballos de Ascot, en Reino Unido.David Davies (PA / Cordon Press)

El próximo 17 de julio Camila de Cornualles cumplirá 75 años y, antes de las celebraciones, ha posado por primera vez para la edición británica de la revista Vogue en Clarence House, el palacio cercano a Buckingham donde la duquesa reside junto a su esposo, el príncipe Carlos de Inglaterra. En la entrevista que acompaña las fotografías se ha sincerado sobre su polémica llegada a la familia real británica tras el divorcio de Carlos y Diana de Gales, su afición a Wordle, un juego diario y online que consiste en adivinar palabras de cinco letras al que juega con su nieta, y su día a día junto a Carlos.

Este ha sido un buen año para la duquesa. El pasado 13 de junio fue nombrada Dama Real de la Orden Más Noble de la Jarretera, la orden de caballería más importante del Reino Unido, y el pasado febrero, la reina de Inglaterra expresó su deseo sincero de que, llegado el momento, Camila se convierta en reina consorte, logrando finalmente la aprobación y el beneplácito de Isabel II y, con ello, de buena parte de la sociedad inglesa. Un sondeo exprés llevado a cabo por JL Partners horas después de que la monarca expresara su deseo obtuvo el respaldo de un 55% de los de los ciudadanos del Reino Unido consultados.

Esta aparición por primera vez en la revista Vogue —para la que bromea diciendo: “Lamento que tengas que fotografiar a un viejo murciélago”— es toda una declaración de intenciones tanto por parte de la duquesa como de la propia casa real, concediendo a Camila tanto los focos como el glamour propio de la publicación que antaño había sido manchado con la tinta de los tabloides británicos.

Sus inicios en palacio no fueron vistos con buenos ojos ni dentro de Buckingham ni fuera de sus muros: Camila (entonces Shand, su apellido de soltera) y Carlos se conocieron en 1970 en un partido de polo y desde aquel momento iniciaron una estrecha relación. Ella se casó en 1973 con Andrew Parker Bowles, con quien tuvo dos hijos. Carlos, por su parte, se casó en 1981 con lady Diana Spencer, considerada por su familia como una candidata más apropiada para convertirse en reina consorte, en una ceremonia real a la que la propia Camila acudió como invitada. A finales de 1995, Lady Di concedió una entrevista a la BBC en la que pronunció la famosa frase: “En mi matrimonio somos tres y eso es multitud”, refiriéndose a la relación extramatrimonial que Carlos mantenía con su amante.

La entrevista tuvo lugar tras años de especulación que se iniciaron con la publicación en 1992 de la biografía firmada por Andrew Morton titulada Diana, su verdadera historia donde se contaba la desdichada vida de Diana de Gales en palacio y se hacía alusión a constantes infidelidades por partes de Carlos y a los numerosos intentos de suicidio y problemas de anorexia de Lady Di. Andrew Parker Bowles y Camilla se divorciaron en 1995; Carlos y Diana, quienes ya habían comunicado su separación “amistosa”, lo hicieron oficialmente ese mismo año. La pareja formada por Carlos y Camila comenzó a dejarse ver en público, pese a que la mayoría de la sociedad británica mostraba su rechazo a la nueva novia del príncipe en favor de Lady Di, la favorita del pueblo: “No es fácil”, ha confesado la duquesa al periodista Giles Hattersley en la pieza de Vogue, “fui examinada durante tanto tiempo que al final tienes que encontrar una manera de vivir con eso. A nadie le gusta que le observen todo el tiempo y, ya sabes, que le critiquen y… pero creo que al final, me levanto y sigo adelante. Tienes que seguir con tu vida”. Tras el fallecimiento de Lady Di en un accidente de tráfico en 1997 en París, el rechazo hacia Camila fue renovado por parte de la prensa, lo que provocó que se mantuviese alejada de la vida pública por un tiempo.

En la entrevista, la duquesa ha dejado entrever varias de sus facetas íntimas, ya sea en su versión de abuela consentidora (“¿Sabes? Lo bueno de ser abuela es que puedes consentir a los nietos de vez en cuando, darles más de las cosas que sus padres les prohíben tener”, ha declarado) o como esposa confidente. Sobre su relación con el heredero al trono ha confesado que encontrar momentos que disfrutar junto a Carlos no es sencillo: “Siempre tratamos de tener momento en el día para encontrarnos. Nos sentamos juntos y tomamos una taza de té y charlamos sobre el día. Es maravilloso ponerse al día cuando tenemos poco tiempo”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS