Mel B, de Spice Girls, habla sobre lo difícil que fue para todas sobrellevar la fama

La cantante ha asegurado durante una charla con ‘Hello!’ que experimentó “altibajos” junto al grupo musical, pero que eso les ayudó a apoyarse mutuamente ante las adversidades

Melanie Brown (Mel B), Melanie Chisholm (Mel C), Geri Horner y Emma Bunton, las Spice Girls, en un programa de radio en Londres en noviembre de 2018.
Melanie Brown (Mel B), Melanie Chisholm (Mel C), Geri Horner y Emma Bunton, las Spice Girls, en un programa de radio en Londres en noviembre de 2018.Matt Crossick (PA Wire/PA Images / Cordon Press)

El éxito de las Spice Girls supuso un punto de inflexión en el mundo de la música, convirtiéndose la banda en un símbolo feminista a mediados de los noventa. Arrastraron a hordas de seguidores gracias a sus canciones, conciertos y documentales, en los que un diverso grupo de jóvenes británicas presumían de tener una sólida amistad. A pesar de los conflictos internos que muchos aún dicen que existían, Mel B ha querido desmentir la existencia de una mala relación entre ellas en una entrevista para la revista Hello!.

Cuando se le ha preguntado durante la charla si se ha sentido en algún momento inferior por las comparaciones que se realizaban entre los miembros del grupo musical, la cantante de 46 años ha querido dejarlo claro: “Somos hermanas”. “Llevamos luchando contra esas malas vibraciones desde entonces. Juntas nos defendíamos, nos apoyábamos, celebrábamos nuestras diferencias y éramos una pandilla. Tuvimos peleas, pero si alguien decía algo malo sobre una de nosotras, las demás nos dejábamos la piel para defenderla. A día de hoy, es exactamente igual”, ha explicado, sin llegar a negar la existencia de algún que otro desencuentro entre las cinco integrantes.

“Como Spice Girl, experimenté altibajos increíbles al estar en una banda con tanto alcance. Ninguna en el grupo éramos capaces de asimilar ni comprender la fama. Volábamos alrededor del mundo sin parar y actuamos ante millones de personas”, ha explicado, aunque ha dejado claro que, a pesar de los contratiempos que esto causó, la experiencia “fue simplemente increíble”.

Aunque ha querido reflejar la cara más amable de esta relación entre compañeras, fue en su primer libro, publicado hace más de una década, Catch a Fire, donde Mel B dio por primera vez detalles sobre la fluctuante amistad. Es en uno de los fragmentos de este libro donde cuenta que la relación con Victoria Beckham empezó a enfriarse a causa de un viaje que hizo el grupo a Hawái para reforzar sus lazos. Por esa época, Mel B empezó a entablar una breve relación con un hombre llamado Nalu. “Acababa las noches con Nalu, durmiendo bajo las estrellas. Un perfecto romance de vacaciones”, explicó la artista. Un día, cuenta, mientras estaban todas en la playa, Nalu decidió hacer sus necesidades en la arena y lavarse en el mar, un gesto que disgustó a Victoria. “¿Es que no sabe lo que es un lavabo? Es asqueroso”, le espetó la Spice Girl a su compañera, en una reacción que hizo que las cosas entre ambas se enfriaran y diera pie a otros conflictos posteriores.

También mencionó este hecho en su segundo libro, Brutally Honest, que publicó en 2018 y al que ha hecho referencia durante la charla por una razón muy distinta. En él se sinceraba sobre algunas de sus vivencias, como los problemas que tuvo con su exmarido, Stephen Belafonte, con quien mantuvo una compleja batalla legal tras sufrir abusos por su parte. “Incluso cuando salió mi libro, todavía tenía esa duda: ‘¿La gente me cree?”, se ha preguntado, haciendo referencia al hecho de que en numerosas ocasiones no se ha sentido respaldada tras confesar que había sido víctima de violencia doméstica. “Es muy difícil quitarse de encima ese estigma, y es algo de lo que he hablado con muchas otras mujeres que viven la misma situación. Nunca me ha impedido hacer todo lo posible para crear conciencia, pero ese sentimiento sigue estando ahí, en algún lugar profundo de mi mente”, ha señalado.

Tras hablar sobre su experiencia ha recalcado que dedica gran parte de su tiempo a ayudar a otras mujeres en Women’s Aid, la Federación de Ayuda a la Mujer de Inglaterra. Ha asegurado que las historias de muchas personas le han hecho llorar, y es por ello que busca la máxima difusión de información que ayude a evitar que más mujeres pasen por la misma situación. “Lo que pasé me ha llevado a romper el silencio en lo que respecta al abuso. Intento hablar de forma abierta y honesta para concienciar y hacer campaña. Todavía no supero lo que pasé. El trauma del abuso vive contigo para siempre. Pero sé que no estoy sola. Ahora me siento mucho más conectada a otras mujeres”, ha explicado. En un intento por aportar una visión positiva al infierno vivido, ha asegurado: “He visto lo peor de la gente, pero también lo mejor, y nunca dejaré de luchar”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS