Casa de Alba

Carlos Fitz-James Stuart reafirma su poder como nuevo duque de Alba

Los buenos resultados de su gestión tras suceder a su madre, Cayetana de Alba, avalan las decisiones que ha tomado sobre el patrimonio familiar y que no gustaron a la mayor parte de sus hermanos

El duque de Alba, Carlos Fitz James Stuart, muestra el cuadro de Goya de la duquesa de Alba, en Madrid en septiembre de 2019.
El duque de Alba, Carlos Fitz James Stuart, muestra el cuadro de Goya de la duquesa de Alba, en Madrid en septiembre de 2019.Sergio R Moreno / GTRES

El fallecimiento de Cayetana de Alba el 20 de noviembre de 2014 marcó un antes y un después para la familia y para La Casa, término que algunos de sus miembros utilizan para referirse al conglomerado familiar. Poco más de un mes después de esta fecha, Carlos Fitz-James Stuart, el nuevo duque de Alba, marcaba el territorio que le concedía su condición de primogénito y dejaba claro que las cosas iban a cambiar. La nueva Casa de Alba la constituían él y sus hijos, Fernando y Carlos, y las componendas familiares que sirvieron en época de su madre tomaban otro rumbo, el que ha ido marcando en estos años el nuevo jefe.

Más información

Cayetano Martínez de Irujo, uno de los pequeños de esta familia de seis hermanos ―los otros cinco son el actual duque de Alba, Alfonso, Jacobo, Fernando y Eugenia― relató la primera fractura familiar en un libro que publicó en septiembre de 2019, De Cayetana a Cayetano. En esta obra, que no gustó a ninguno de los hermanos porque descubre intimidades de la vida familiar que hubieran preferido mantener fuera del foco público, relató que el 1 de enero de 2015 su hermano Carlos le “quitó todo”. Y especificó: “Me quitó todas las atribuciones que tenía dentro del palacio y dentro de la estructura, me dejó sin sueldo, me dejó en la calle. No tenía ningún ingreso”.

En octubre de 2019 se produjo otro desencuentro derivado de que la familia Alba maneja un enorme patrimonio histórico y una herencia millonaria en activos. Son hermanos pero también socios profesionales y no todos están siempre de acuerdo en cómo se toman las decisiones o del rumbo que Carlos Fitz-James Stuart va dando a esa empresa gigante que es la Casa de Alba. En esa fecha el motivo del desencuentro entre los hermanos fueron las decisiones del duque sobre una de las empresas de la familia: Euroexplotaciones Agrarias S.A. La empresa gestiona fincas y terrenos, que se cuantifican en miles de hectáreas, donde principalmente se cultivan cereales y tiene más de 55.000 cabezas de ganado. La memoria de 2018 presentó más de 4,6 millones de euros en su cuenta de resultados frente a poco más de 364.000 en 2017, aunque bien es cierto que para conseguirlo el nuevo duque y su equipo decidieron vender un terreno de dicha empresa por cuatro millones de euros y revertir este capital en Euroexplotaciones Agrarias.

Carlos Fitz-James Stuart, en una foto de archivo con sus dos hijos, Fernando y Carlos.
Carlos Fitz-James Stuart, en una foto de archivo con sus dos hijos, Fernando y Carlos. UGI / GTRES

Entonces la junta de accionistas ―el duque de Alba, propietario del 84% de las acciones, y sus hermanos, Alfonso (2,89%), Jacobo (2,89%), Eugenia (2,45%), Cayetano (1,12%) y Fernando como secretario― se vio obligada a aceptar la decisión de no repartir dividendos y reinvertir beneficios como quería su presidente, que no es otro que Carlos Fitz-James Stuart. Una resolución que provocó que Alfonso se retirara de la empresa en ese mismo momento y vendiera sus acciones por poco más de 250.000 euros y que el resto de los hermanos hayan ido desapareciendo poco a poco de ella, hasta quedar únicamente en sus órganos de administración el actual duque, sus hijos y Fernando Martínez de Irujo como consejero y secretario. Todo se ha hecho discretamente, al estilo del actual duque de Alba.

Los hijos de la duquesa de Alba y su viudo, Alfonso Díaz, en el funeral de su madre, el 21 de noviembre de 2014 en Sevilla.
Los hijos de la duquesa de Alba y su viudo, Alfonso Díaz, en el funeral de su madre, el 21 de noviembre de 2014 en Sevilla. Gtresonline

Ahora, mientras la Casa de Alba prepara la segunda boda de alcurnia en la rama principal de la familia ―la del hijo pequeño del duque, Carlos, duque de Osorno, con Belén Corsini― las cuentas parece que refrendan las decisiones de Carlos Fitz-James Stuart y validan su labor al frente del patrimonio que heredó de sus nobles antepasados. Cada hermano gestiona la parte de terrenos que le correspondieron en la herencia, algunos de los cuales además de estar dedicados a agricultura y ganadería también acogen instalaciones de energías renovables. La mayor parte de los bienes de La Casa (palacios, obras de arte, documentos históricos) forman parte de la Fundación Casa de Alba y algunas propiedades están cedidas a instituciones públicas que se encargan de conservarlas al mismo tiempo que las utilizan. El actual duque también tomó la decisión de abrir al público los principales palacios de la familia, una forma de que ese patrimonio pueda ser disfrutado por los ciudadanos al mismo tiempo que se consiguen fondos para su costoso mantenimiento. Primero fue el palacio de Dueñas, en Sevilla; después el de Liria, en Madrid y más tarde el de Monterrey, en Salamanca; aunque en los dos primeros, una parte no está abierta al público porque está reservada para uso privado.

El balance de Euroexplotaciones Agrarias S.A., que se ha publicado recientemente, confirma que las cuentas responden. En 2019, la empresa ha obtenido algo más de un millón de euros de beneficios después de descontar los impuestos y también ha subido ligeramente el importe de su cifra de negocio. Carlos Fitz-James Stuart, rodeado de asesores especializados, parece haber dado con la tecla para unir su perfeccionismo con la rentabilidad, la modernización del título nobiliario español con más raigambre con la conservación de su historia y su patrimonio. La próxima boda de su hijo, que se celebrará el próximo 22 de mayo en el madrileño palacio de Liria, dirá también si ha sido capaz de que sus hermanos hayan entendido su postura y dejen atrás las diferencias para presentarse juntos en una celebración familiar.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50