Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cayetano Martínez de Irujo: “Jesús Aguirre fue nefasto para todos nosotros”

El hijo de la fallecida duquesa de Alba apoya las declaraciones de su hermana Eugenia Martínez de Irujo sobre el segundo marido de su madre

Cayetano Martínez de Irujo. el 15 de noviembre en una entrega de premios en Sevilla.
Cayetano Martínez de Irujo. el 15 de noviembre en una entrega de premios en Sevilla. CORDON PRESS

Jesús Aguirre llegó a la vida de Cayetana Fitz-James Stuart a finales de los años setenta y el 16 de marzo de 1978 entraba oficialmente en la familia después de contraer matrimonio con la duquesa de Alba, de quien los mentideros dijeron entonces que había caído rendida a su labia irresistible. Nadie daba un duro por esta unión, pero duró 23 años, justo hasta que Aguirre murió en el Palacio de Liria. Él había sido un cura marxista antes de colgar los hábitos, tenía fama de homosexual y de hombre culto. Ella pertenecía a una de las familias de la más alta aristocracia de Europa, era viuda y tenía seis hijos de su anterior matrimonio con Luis Martínez de Irujo, quien falleció en 1972.

Los hijos miraban con resquemor esta relación y que otro hombre llegara a sus vidas, pero de puertas para afuera uno de ellos —Carlos Martínez de Irujo— actuó de padrino y oficialmente no se dijo palabra de su papel como padre durante las más de dos décadas que estuvo junto a la duquesa de Alba. Sin embargo, el pasado domingo la hija pequeña de la Casa de Alba, Eugenia, abrió la caja de pandora: “Aguirre fue pésimo para nosotros. Era muy culto, pero cero humano. Era muy malo”, dijo en el programa Destino Calleja mientras vivía su aventura en las islas Feroe.

Este verano ya hubo otra señal de que Jesús Aguirre no contó con las simpatías de los hijos de la duquesa de Alba. Fue Cayetano Martínez Irujo, el menor de los cinco hijos varones de la Duquesa, quien dijo en el programa Lazos de sangre: “Jesús llegó después de la muerte de mi padre y me dijo que yo estaba bajo su mando. Y de eso nada”, afirmó entonces.

Ahora apoya las palabras de su hermana Eugenia en unas declaraciones realizadas a la revista Semana: “Por supuesto que ratifico lo que ha dicho mi hermana al cien por cien, no tiene vuelta de hoja. Jesús fue nefasto, una cosa durísima y tremenda para todos”.

Eugenia Martínez de Irujo, con Jesús Calleja en el programa 'Planeta Calleja'. ampliar foto
Eugenia Martínez de Irujo, con Jesús Calleja en el programa 'Planeta Calleja'.

El duque de Salvatierra continúa su explicación con declaraciones contundentes y en la misma línea de las de su hermana pequeña, a la que está muy unido: “En la época de Jesús lo pasamos todos muy mal. Me alegro mucho que lo diga mi hermana. Ella tiene que sacarse esas cosas porque lo pasó muy mal por ese individuo. Me alegro que lo diga porque es la forma de sacarse las cosas de dentro cuando uno lo pasa muy mal durante mucho tiempo. Eugenia era muy pequeña y yo, que era un adolescente, también lo pasé muy mal. Fue una época terrible para los tres que vivíamos ahí”, sentencia Cayetano Martínez de Irujo.

Y por si alguien todavía duda y cuestiona, como ha ocurrido, lo que vivieron en esa familia añade: “Es ignorancia. Quien sabe lo que ha pasado ahí son los que han vivido de las verjas de palacio, para dentro. No se puede hablar de oídas”.

Sin embargo como también ocurre en el caso de su hermana Eugenia, el tono cambia radicalmente al hablar de Alfonso Díez, el último marido de su madre, quien estuvo al lado de la duquesa de Alba hasta su muerte: “Tengo que decir que Alfonso Díez ha sido un bálsamo, un regalo de Dios para el final de la vida de mi madre y para todos nosotros. Un hombre educado, correcto, discreto, buena persona, inteligente, todo el día conciliando…. diametralmente opuesto a Jesús Aguirre”, ha dicho el exjinete. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >