Gente

La última extravagancia de Nicolas Cage: interpretar al protagonista de ‘Tiger King’

El actor, con una errática carrera profesional, emprende la aventura de encarnar al cuidador de tigres que ha popularizado Netflix

Joe Exotic y Nicolas Cage. En vídeo, el tráiler del documental 'Tiger King', de Netflix.

Un extravagante interpretando a otro extravagante. Así se podría resumir la participación Nicolas Cage en una serie sobre la vida de Joe Exotic, también conocido como Joseph Allen Schreibvogel y Joseph Allen Maldonado-Passage, un criador de tigres que en las últimas semanas se ha vuelto muy popular gracias al documental de Netflix Tiger King. Esta producción, que superó las 34,3 millones de visualizaciones en sus 10 primeros días según la empresa de medición de audiencias Nielsen, ha mostrado un mundo de traficación, asesinatos, drogas, armas de fuego y disputas que dista mucho de la preocupación por los animales en el que se cimienta el negocio.

El centro de la trama versa sobre Joe Exotic, un hombre con un estilismo excéntrico, un peinado pasado de moda y un comportamiento que roza la locura, escudándose en su amor por los felinos. Y quién mejor para encarnarle que el actor estadounidense de 56 años, ya que últimamente protagoniza más titulares por sus rarezas que por sus trabajos. El año pasado, Cage declaró al periódico The New York Times que había estado buscando el Santo Grial, la copa que usó Jesucristo durante la Última Cena, para finalmente concluir: ¿Qué es el Grial sino la Tierra misma?". Como si su personaje en la película La búsqueda hubiera superado la ficción.

Joe Exotic, con uno de sus tigres en una escena de la serie de Netflix 'Tiger King'.
Joe Exotic, con uno de sus tigres en una escena de la serie de Netflix 'Tiger King'.

No obstante, la serie de ocho capítulos que protagonizará el californiano se inspira más en el artículo Joe Exotic: A Dark Journey Into the World of a Man Gone Wild (Joe Exotic: el oscuro viaje al mundo de un hombre enloquecido, en inglés), publicado el pasado mes de junio por Leif Reigstad en la revista Texas Monthly. Según el semanario Variety, CBS Television Studios e Imagine Television son las productoras encargadas de este proyecto. Dan Langana, creador del falso documental American vandal, ejercerá como productor ejecutivo y guionista.

Esta peculiar historia supondrá el salto de Cage a la pequeña pantalla, donde otras estrellas del cine ya han hecho sus pinitos, como Matthew McConaughey, Nicole Kidman, Jude Law y Winona Ryder. El mayor momento de gloria en la carrera del actor fue la película Leaving Las Vegas, con la que ganó un Oscar en 1996. El intérprete reveló que para una de las escenas de este largometraje tuvo que actuar completamente borracho. “Nunca bebo cuando actúo, pero en algunas escenas tenía que ser muy real. Así que en la escena del casino en la que estoy como loco, estaba totalmente borracho”, contó al escritor James Lipton.

Elisabeth Shue y Nicolas Cage, durante una escena de la película 'Leaving Las Vegas'.
Elisabeth Shue y Nicolas Cage, durante una escena de la película 'Leaving Las Vegas'.

Luego llegarían otros grandes títulos como El señor de la guerra, La roca o Adaptation (El ladrón de orquídeas). Por esta última fue nominado nuevamente al Oscar en 2003, su segunda oportunidad para hacerse con la codiciada estatuilla de la Academia. Pero aquella vez ganó Adrien Brody por El pianista.

Si en sus años de mayor éxito rodaba como mucho cuatro películas al año, ese límite ha aumentado en la última década. Un cambio de parecer que demuestra que un mayor número de trabajos no representa una mayor calidad. Cage acepta ahora cualquier guion que se posa en sus manos. Su situación financiera le ha obligado a sumarse a un sinfín de proyectos. Desde 2017 hace seis películas al año. Y eso que en 2018 comentó que quería dejar la interpretación para centrarse en la producción y la dirección. Pero ahí sigue, con cinco proyectos para este año y dos sin fecha, como la historia sobre Joe Exotic.

En 2009 estuvo a punto de la quiebra después de que la hacienda pública de Estados Unidos le reclamara 7,5 millones de euros. Cuando aquella deuda se hizo pública salió a flote el extravagante ritmo de gasto de Cage: siete millones de dólares en islas, 20 millones en yates, casi cuatro en una casa encantada, otros tantos en un antiguo burdel y hasta más de 600.000 dólares en una cabeza de tiranosaurio Rex que le ganó a Leonardo DiCaprio en una subasta y tuvo que acabar devolviendo porque era robada. Cuatro años después continuó sin pagar las facturas y la deuda ascendió a los 11,3 millones, lo que le llevó a desprenderse de algunas de sus preciadas posesiones y rodar películas a destajo con el fin de estabilizar sus cuentas.

Para defenderse de las críticas, Cage dijo hace dos años al periódico The Guardian que trabaja en tal diversidad de proyectos no por el dinero, sino para sentirse motivado. “Si no tengo algún lugar al que ir cada mañana y un trabajo que hacer, puedo ser muy autodestructivo. Me sentaría en cualquier bar, pediría dos botellas de vino tinto y desaparecería. Y no quiero ser ese tipo de persona, así que tengo que trabajar”, explicó.

Una de sus últimas ideas ha sido incluso interpretarse a sí mismo. Se trata de un proyecto de metacine —un género que recuerda constantmente al espectador que se encuentra ante una obra de ficción— en el que se aborda a un Nicolas Cage desesperado por conseguir un papel en una nueva película de Quentin Tarantino, que lidia con una tensa relación con su hija adolescente y que se ahoga en un mar de deudas. Llega a conocer a un multimillonario mexicano que le propone trabajar en un guion. Sin embargo, pondrá su vida y la de su familia en peligro y ello le obligará a dar el papel de su vida.

Nicolas Cage y Erika Koike.
Nicolas Cage y Erika Koike.Katja Haas / Gtresonline

Una visión ególatra de su persona, que se caracteriza por los altibajos tanto en lo profesional como en lo personal. El año pasado se divorció de su cuarta esposa, Erika Koike, después de un matrimonio de solo cuatro días. El actor argumentó que estaba “demasiado borracho” para casarse y los testigos de la ceremonia le escucharon decir: “Se quiere quedar con mi dinero. ¡Ella se quiere quedar con todo mi dinero!”.

La vida sentimental de Joe Exotic también es un disparate, aunque este último se decanta incluso por la poligamia. Una excentricidad a la que Cage aún no ha llegado. La historia que ha difundido el documental de Netflix no solo ha dado pie al nuevo proyecto del actor, sino que también se está preparando otra serie sobre otro de los personajes de ‘Tiger King’: Carole Baskin. En un principio será interpretada por Kate McKinnon, conocida por el programa Saturday Night Live. ¿Su peculiaridad? Una defensora de los animales con cara angelical y ropa de estampados felinos a la que le rodean los rumores de haber matado a su segundo marido.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50