‘Polpette’ de berenjena: las albóndigas vegetarianas que parecen croquetas

Vienen del sur de Italia, no llevan carne y recuerdan a nuestros buñuelos o croquetas. Pero lo más importante es que se hacen en dos patadas y son deliciosas. Ésta es la receta de la paninería Compà.

Vídeo: MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA | UNTO

Las polpette di melanzane son un ejemplo de la mejor cocina italiana de subsistencia. Típicas de Calabria y otras regiones del sur de Italia, logran satisfacer por igual los estómagos hambrientos y los paladares finos usando sólo unos pocos ingredientes de lo más básicos: berenjena, pan duro, queso rallado y huevo. El ajo y el perejil animan el cotarro, y la fritura acaba por convertir estas albóndigas cercanas a la croqueta o al buñuelo en un festival.

Para que ningún italiano nos pueda insultar por no prepararlas exactamente como se hacen en su pueblo, pedimos a Vittorio Cicero que nos enseñara a cocinarlas. Este calabrés es el dueño de la maravillosa charcutería y paninería Compà de Barcelona, y su conocimiento albóndigo-berenjenil viene de su abuela. A los pelmazos del “si no llevan carne no son albóndigas” les invitamos a viajar a la Calabria, la Campania o la Sicilia profundas a discutir este tema, a ver si se cruzan con alguien que les ponga en su sitio.

ALBÓNDIGAS DE BERENJENA A LA CALABRESA DE COMPÀ

Ingredientes

Para 4 personas

  • 4 berenjenas
  • 3 rebanadas de pan seco (en su defecto, del día)
  • 1 huevo
  • 200 g de queso pecorino rallado
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de perejil fresco picado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

Instrucciones

1.
Poner el pan en remojo en un bol con agua.
2.
Cortar las berenjenas en bastones finos del mismo tamaño aproximadamente, y cocerlos en abundante agua hirviendo con sal unos 25 minutos.
3.
Escurrir bien las berenjenas aplastándolas con las manos para que suelten la mayor cantidad de líquido posible (ver vídeo). Hacer lo mismo con el pan.
4.
Mezclar el pan con el ajo picado, el perejil, el huevo, el queso pecorino y amasar.
5.
Salar, añadir las berenjenas, mezclar y dejar reposar en la nevera una hora como mínimo.
6.
Formar bolas con las manos y freír en aceite caliente abundante.
7.
Dejarlas escurrir sobre papel de cocina y servir, si se quiere, con una ensalada de tomate, albahaca, orégano, aceite de oliva y sal.
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS