Ensalada de patata y garbanzos tostados

No todas las ensaladas son platitos ligeros que van al lado del plato. Con esta tendrás una comida completa, y si pones algunas verduras más mientras usas el horno, también la siguiente.

Plato único
Plato únicoALFONSO D. MARTÍN

A estas alturas de la vida, no debe ser sorpresa para nadie; porque lo he dicho por activa y por pasiva, que la patata es un tubérculo que me cuesta. Su sabor plano, esa carne que fácilmente pasa a ser arenosa o esa imagen que tengo grabada en mi cabeza de ver ensaladilla rusa congelada con trozos de patata perfectamente cuadrados -las formas perfectas en la comida también me causan rechazo- son solo unos pocos de los puntos que me hacen verla con malos ojos. Sin embargo, desde aquí siempre animamos a los lectores a enfrentarse a sus miedos y a probar cosas diferentes, y qué clase de ejemplo daría yo si no me lo aplicara.

Tengo pocos recuerdos positivos relacionados con la patata: uno de ellos son las del McDonald’s de madrugada, y otro es verla en ensaladas muy condimentadas. Las ensaladas son lo mejor cuando quieres ocultar algo: hay muchas texturas, muchos sabores y diferentes aliños. Si quieres ocultar algo; y no va en puré, en ensalada probablemente te salga bien la jugada. Como no trabajo para este horroroso e hipercalórico canal de cocina, no voy a hacer una receta con patatas del McDonald’s; por lo que la alternativa que me queda es presentarla en ensalada.

En la receta contemplo tres posibles opciones para la patata: podéis hacerlas al microondas, cocerlas o asarlas al horno. Acompañada de una base de rúcula fresca, unos garbanzos tostados y bien aliñados y una vinagreta hecha con frutos secos -nueces en este caso- y anchoas. Una de las ensaladas nutricionalmente completas que sirven como plato único y con las que no acabas con la sensación de salir rodando. Personalmente me gusta hacer tandas grandes de alimentos horneados o tostados, por lo que luego me ahorro bastante tiempo a la hora de hacer recetas como esta (cuesta lo mismo cocinar cuatro unidades que diez, y así la los tienes listos en la nevera).

Dificultad: La de hornear varios alimentos a temperaturas diferentes.

Ingredientes

Para 4 personas

Para los garbanzos

  • 200 g de garbanzos cocidos
  • Una cucharada de pimentón
  • Una cucharada de comino en grano
  • 2 cucharadas de miel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal

Para la vinagreta

  • 12 nueces tostadas o fritas (sin sal)
  • 6 anchoas y una cucharadita de su aceite
  • Una cucharada y media de vinagre de Jerez
  • El zumo de un limón
  • 125 ml de aceite de oliva
  • Pimienta negra molida al gusto
  • Una cucharadita de sal

Además

  • 550 g de patata baby para microondas
  • 200 g de rúcula
  • 2 rábanos picantes

Instrucciones

1.
Cocinar la patata baby siguiendo las instrucciones del envoltorio. Si, como yo, no tenéis microondas, podéis cocerla o asarla al horno. En caso de asarla, cortarlas en cuartos y aliñarlas con una cucharada de pimentón dulce, otra de comino en grano, sal y una pizca de aceite de oliva. Cocinar a 180ºC unos 25 minutos o hasta que estén tiernas. En caso de cocerlas, llevar a ebullición una olla con agua muy salada. Pinchar las patatas con un tenedor y cocer entre 15 y 20 minutos.
2.
Tostar los garbanzos mientras se enfría la patata. Aliñarlos siguiendo la receta citada: una cucharada rasa de pimentón, otra de comino, dos de miel y una pizca de sal y aceite de oliva. A 230ºC seis minutos.
3.
Preparar la vinagreta picando las nueces -o cualquier fruto seco tostado o frito- junto a las anchoas lo más fino posible. Añadirlo a un bote de cristal con tapa y añadir el zumo de limón, el vinagre de Jerez, el aceite de oliva, la pimienta negra y la sal. Agitar bien para que emulsione.
4.
Mezclar la patata con rúcula fresca, los garbanzos tostados y la vinagreta. Decorar con rábano laminado y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Sobre la firma

Alfonso D. Martín

Es cocinero, asesor gastronómico y fetichista de especias y fermentados. De pequeño gateaba al bar de al lado de casa para pedir un huevo duro y después empezó a tener dolor abdominal continuo por echarle picante a todo a escondidas de su madre. Si profanar recetas clásicas fuese un pecado, ya habría pasado los nueve círculos del Infierno de Dante.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS