_
_
_
_
_

De la rebeldía romántica de Giambattista Valli al despliegue arquitectónico de Pronovias: Barcelona se reafirma como capital de la moda nupcial

Al margen de los grandes nombres de la industria, muchos diseñadores españoles viven de realizar vestidos de novia a medida. El hecho de que la capital catalana se encumbre como el lugar de referencia es una buena noticia para todo el sector

Giambattista Valli Novias
Desfile de la colección de novias de Giambattista Valli durante la Barcelona Bridal Week, el 18 de abril de 2024.Cesc Maymo (Getty Images)

“Barcelona es el lugar donde hay que estar si diseñas vestidos de novia”, contaba Giambattista Valli la mañana previa a su desfile, celebrado este jueves 18 de abril en la capital catalana. Lo cierto es que, desde hace tres años, la semana de la moda nupcial de la ciudad, conocida como Barcelona Bridal Fashion Week, ha aumentado exponencialmente su visibilidad global. Actualmente, acuden más de 20.000 visitantes, el 80% de ellos internacionales, y alrededor de 400 firmas nupciales muestran sus creaciones a un nutrido grupo de compradores de tiendas multimarca y profesionales del sector.

En las tres últimas ediciones, los cuatro días de feria comercial y desfiles los han inaugurado diseñadores de prestigio que poseen líneas nupciales (la mayoría de los que realizan alta costura también confeccionan trajes de novia, una salida más comercial y realista del negocio del hecho a mano). Tras Zuhair Murad, Viktor & Rolf o Elie Saab, este año ha sido el turno de Giambattista Valli, el diseñador romano famoso por sus voluminosas prendas de tul. En 2021 lanzó su primera Love Collection, una decena de vestidos de novia que mezclaban sus señas de identidad (volantes, flores, faldas asimétricas...) con códigos más relajados y realistas: “Llevaba muchos años haciendo vestidos a medida y quería lanzar una línea mucho más democrática, que tuviera mi firma, pero estuviera más enfocada en el prêt-à-porter”, cuenta quien fuera el diseñador del vestido de novia de Carlota Casiraghi.

En la Llotja de Mar, el imponente edificio neoclásico barcelonés, Valli presentaba 30 vestidos procedentes de sus tres colecciones nupciales creadas hasta la fecha. El desfile lo abría un body blanco con flores de seda drapeadas en el escote y lo cerraba un voluminoso diseño a base de decenas de metros de tul fruncido. “En estas tres colecciones ha habido una especie de evolución. La primera era más tradicional, la segunda jugaba con la ruptura de las convenciones que rodean a este sector y esta última es el abc de mi diseño”, explica el diseñador.

El diseñador Giambattista Valli saluda al final de su desfile en la  Barcelona Bridal Week, el 18 de abril de 2024.
El diseñador Giambattista Valli saluda al final de su desfile en la Barcelona Bridal Week, el 18 de abril de 2024.Cesc Maymo (Getty Images)

Entre medias, estilos para todos los gustos: trajes minifalderos, túnicas de estilo griego, cortes sirena, cancanes y drapeados, sandalias planas de evocación griega combinadas con lazos. “Más allá de lo que resulta tradicional o no en el entorno nupcial, lo que me interesa es ese momento, fuera casi de la realidad, en el que cada novia quiere contar una historia, a veces más épica y otras más cotidiana. Me gusta formar parte de ese momento de fantasía”, explica el romano. La Llotja del Mar fue el enclave elegido por Valli “para hacer también marca de la ciudad de Barcelona”, como contaba la directora de la Bridal Week, Albasarí Caro.

Tres de los diseños presentados por  Giambattista Valli en su desfile en la Barcelona Bridal Fashion Week, el 18 de abril de 2024.
Tres de los diseños presentados por Giambattista Valli en su desfile en la Barcelona Bridal Fashion Week, el 18 de abril de 2024.fotos cedidas Barcelona Bridal Fashion Week

Pronovias ha desfilado este viernes por la noche, y ha elegido el Museu Nacional d’Art de Catalunya —ante 750 invitados—, en Montjuïc, para enmarcar otra oda a la ciudad: “Es la propuesta más innovadora y disruptiva que ha diseñado Pronovias en los últimos años”, explica Anna Ramírez, directora de diseño de la marca. Con una facturación anual que en 2023 superó los 160 millones de euros, la enseña se ha convertido en una de los cinco principales exportadoras de vestidos de novia en el mundo. Las cifras que manejan no les han impedido arriesgar hacia una nueva propuesta. Lejos, lejísimos del clasicismo habitual de sus 60 años de historia, la empresa ha dado un giro hacia ese minimalismo arquitectónico que manejan las marcas de vanguardia, un cambio hacia lo escultural y lo sobrio tan bien trabajado que podría incluso formar parte sin desencajar de un desfile de prêt-à-porter parisino.

Las medias negras han formado parte del desfile de la nueva colección de Atelier Pronovias 2025, este viernes en Barcelona.
Las medias negras han formado parte del desfile de la nueva colección de Atelier Pronovias 2025, este viernes en Barcelona.Estrop (Getty Images)

La nueva colección de Atelier Pronovias 2025 incluye escotes manieristas que rinden homenaje al modernismo barcelonés, levitas convertidas en vestido, cortes trapecios combinados con medias negras. El cambio, en definitiva, a una estética que no distingue entre lo nupcial y lo diario, entre esta semana de la moda de Barcelona y las de prêt-à-porter de Milán o París. Es arriesgado, pero es inteligente, porque quizá el único mercado que le quedaba por conquistar a Pronovias era, precisamente, el de los que buscan moda en el diseño nupcial, y no son pocos.

Desfile de Pronovias en la Barcelona Bridal Fashion Week, celebrado este viernes 19 de abril en el  Museu Nacional d’Art de Catalunya.
Desfile de Pronovias en la Barcelona Bridal Fashion Week, celebrado este viernes 19 de abril en el Museu Nacional d’Art de Catalunya.Estrop (Getty Images)

En cualquier caso, solo en España una boda, de media, supone una inversión superior a los 20.000 euros, según el portal internacional Bodas.net. Muchos diseñadores nacionales viven, de hecho, de realizar vestidos de novia a medida. Que Barcelona se haya convertido en el epicentro de la moda nupcial de lujo no solo beneficia a las arcas de la ciudad, también a los creativos españoles, sean grandes, medianos o pequeños, que tienen en los trajes de novia una alternativa para mantener sus modelos de negocio.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_