_
_
_
_

La segunda (y secreta) boda de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam

La Provenza francesa ha sido el bucólico escenario de la boda religiosa de la hija de Carolina de Mónaco y el productor de cine francés.

boda

Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam se dan de nuevo el «sí, quiero» en una ceremonia íntima y religiosa celebrada en Saint-Rémy, un pequeño pueblo de la Provenza francesa. Tras dos años de noviazgo y un hijo en común, la hija de Carolina de Mónaco, de 32 años, y el productor de cine francés, de 37, contrajeron matrimonio el pasado 1 de junio en el Palacio de Grimalde, en Mónaco, celebrando la fiesta en la misma villa donde el fallecido Karl Lagerfeld vivió diez años. Ahora, y por sorpresa, vuelven a vestirse de blanco para declarar su amor. La novia, con un romántico vestido con escote bardot, encajes y volantes que ha conjuntado con un ramillete de espigas y flores de lavanda.

El pueblo de Saint-Rémy tiene mucho significado para la familia Grimaldi: fue el mismo lugar donde Carolina de Mónaco se refugió junto a sus tres hijos tras la muerte de su segundo marido, Stéfano Casiraghi. Un lugar lleno de recuerdos que siempre les ha dado mucha paz. Tras la ceremonia religiosa, los novios crelebraron la fiesta posterior en los jardines de la casa de Carolina, un escenario de cuento de hadas decorado con guirnaldas de bombillas, luces en tonos morados y velas que han creado una atmósfera íntima y bucólica para la ocasión.

Aunque la boda ha sido de lo más discreta, varias imágenes han llegado a las redes sociales filtradas por invitados como la bloguera Eugenia Garavani, que ha compartido la imagen del regalo de los novios: unos ramitos de lavanda de cultivo biológico hechos a mano con los nombres de Charlotte y Dimitri y la fecha del enlace, que coincide con el día en el que, 41 años atrás, Carolina de Mónaco se casó con Philippe Junot, su primer marido. La maquilladora Marie Nicolas o la modelo Bianca Balti han sido otras de las invitadas que han asistido a la ceremonia.

En su primera boda celebrada hace un mes, Carlota lució dos vestidos: el primero fue un mini vestido en tono gris piedra, con encaje, manga larga y tres lazos en la parte delantera, del diseñador Anthony Vaccarello para Saint Laurent. El segundo, más formal, fue un vestido blanco Chanel con escote en palabra de honor, cuerpo entallado y falda voluminosa. Un diseño que recuerda al traje New Look de dos piezas que llevó su abuela Grace Kelly, en su enlace civil con el príncipe Raniero de Mónaco celebrada 1956 y diseñado por Helen Rose.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_