_
_
_
_

María Maceiras, marinera e ‘influencer’: “Me gusta ser la justiciera del mar”

La joven gallega es un ídolo en TikTok, con unos vídeos grabados mientras faena en el barco y con los que conciencia sobre el cuidado de los recursos marinos

maría maceiras Tiktok
María Maceiras, la joven influyente, que narra su vida en una embarcación de bajura en Noia (La Coruña).ÓSCAR CORRAL
Paz Álvarez

Se ha convertido en la influencer del mar. María Maceiras (Muros, A Coruña, 22 años) es conocida por los vídeos que difunde en TikTok devolviendo al agua especies que, por tamaño o estado, no se pueden consumir. Concienciar sobre la necesidad de cuidar los recursos marinos le ha valido el Premio Nacional de Gastronomía Talento Joven, que concede la Real Academia de Gastronomía, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, además de ser seleccionada como una de las 100 jóvenes con más talento de la gastronomía española por el Basque Culinary Center. Atiende por videollamada a EL PAÍS en una conversación sin filtros, como es ella.

Pregunta. Es toda una influyente.

Respuesta. Veo que hay interés por saber y la gente me dice que aprende conmigo. Enseño mi día a día en el mar, que no es fácil. A través de la pantalla se ven muchas emociones, y subo vídeos con los regalos que nos da el mar y con los que no nos da. No siempre hay días maravillosos y te llevas muchos sustos.

P. Es la justiciera del mar.

R. Me gusta hacer este trabajo. Me crié con mis padres marineros y si ellos no hubieran respetado el mar yo no estaría aquí. Si acabamos con todo hoy no va a quedar nada para mañana. Y aunque no guste a muchos, devuelvo al mar el marisco que no da la talla por tamaño, por veda o porque tenga huevas. Uno de los vídeos que más gusta es el de la langosta que tiro al mar, porque si no está en condiciones no se le va a dar el valor que merece en el mercado. A la gente hay que explicarle que si la dejamos un poco más de tiempo en el mar va a tener más valor. El problema es que luego puede llegar otro que no lo respete.

@tvgalicia O outro día coñecemos a María Maceiras, mariñeira e ‘tiktoker’ 😍 @PARA LOS TRES #galicia #tvg #mariñeira ♬ Muinheira de Costa - Terbutalina

P. Se hizo marinera por amor.

R. Yo no pensaba dedicarme a esto. Estudié un ciclo de atención a personas en situación de dependencia porque me gustaba atender a mayores y niños. Mi pareja [Antonio Luces] trabajaba en el barco con mis padres hasta que compramos nosotros un barco. Hice cursos para ser marinero pescador, de formación básica y de marisqueo a pie. Al final fue por amor, aunque la primera vez que salí al mar no tenía claro que fuera la profesión de mi vida.

P. ¿Pasó miedo?

R. Recuerdo la primera vez que cogí un temporal, mi pareja me dijo que pusiera proa al mar, pero el barco no giraba y empecé a llorar y a decirle que me llevara a tierra. No quería morir en la puerta de casa, que la tenía enfrente. Llamé a mi padre porque veía que igual no salíamos. Cuando llegamos al pantalán, mi padre regañó a Antonio. Lloro muchas veces en el mar, pero me da tranquilidad y me gusta lo que me enseña cada día.

P. ¿Su pareja tiene mucha paciencia?

R. Mucha. La idea de subir los vídeos, que grabábamos para los amigos, fue de él, y ahora hay veces que le digo que grabe y me dice que no, que hay que estar pendiente de otras cosas. Hay que tener paciencia porque en el mar no te puedes despistar. Un día se nos rompieron a la vez el motor con el que levantamos las redes y el del barco. Fue devastador, pérdidas por todos lados, ninguna ganancia.

P. ¿Sueña con salir a faenar sola en su propio barco?

R. Me gustaría tenerlo, decir que lo gané con mi trabajo y que es mío, pero tengo que aprender muchas cosas y me queda mucho por ahorrar. Un barco de marisqueo, como el que me encantaría tener, cuesta unos 100.000 euros. Nunca he ido sola al mar, pero todo es probar.

P. A estas alturas, ¿le da miedo algo?

R. Claro, siempre hay partes oscuras. Hay un animal que odio, el congrio, me da reparo, es como una culebra, abre y cierra la boca de una manera que me da grima. Cuando algo me interesa quiero saber más de él. Algo aprendido es un día ganado. Ojalá sepa tanto como saben los marineros.

P. ¿Tiene amigos en el gremio?

R. Sí, pero amigas, no. Porque no hay. Yo soy la rara, siempre me dicen que cómo salgo al mar cuando hay mal tiempo. Mis amigas siempre me han apoyado y mi madre me decía que estudiara o que fuera lo que quisiera ser, pero que fuera la mejor. Y quiero ser la mejor versión de marinera que pueda ser. A largo plazo me veo disfrutando del mar y manteniendo a mi familia con mi barco. A mí con 6,30 metros me parece perfecto. Hago tanto en un barco pequeño como otros en uno grande. Mi pareja con el suyo y yo con el mío.

P. Y eso que el nombre del barco que comparten se llama Para los tres.

R. Hay un dicho de viejo que dice que da mala suerte cambiar el nombre del barco, cuando lo compramos se llamaba así. No lo cambiamos. Los viejos tienen mucha sabiduría.

P. Pero usted ahora les da lecciones a todos.

R. Ha cambiado la forma de hacer las cosas. Quiero cambiar la conciencia de las personas de antes, que no se preocupaban por el mar, porque no había tanta regulación como ahora. Para ellos había abundancia, y ahora no hay tanta en el mar. Mi abuelo cogía berberechos en Noia, y contaba que eran por toneladas porque no había control. De viejo ibas al mar porque se decía que no se servía para otra cosa, que era para burros. Y no es así. Yo soy tan feliz en el mar como un abogado en su despacho.

P. ¿Le gustaría que hubiera más mujeres?

R. Claro que me gustaría que fueran más mujeres a las redes y a las nasas porque al marisqueo sí que van. Yo puedo salir al mar como cualquier hombre. Ojalá mis vídeos sirvan para que más mujeres se animen. Después de sacarme el título de enfermería lo siguiente va a ser el de patrón de barco. Quiero seguir formándome. El mar lo es todo para mí.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Paz Álvarez
Periodista especializada en gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, tiene un programa de desarrollo directivo por el IESE. En 1993 comenzó a escribir en la sección de Madrid y, en 1997, se incorporó al diario CincoDías, donde creó la sección de Directivos y ha sido jefa de la sección de Fortuna hasta 2022.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_