Caldereta junto a la playa o aperitivo con vistas al Guadiana: los Soletes de verano premian a los mejores chiringuitos, terrazas y heladerías de España

La guía Repsol publica su listado de las barras más apetecibles para la temporada, en el que se incluyen 250 establecimientos de referencia con precios asequibles en las 50 provincias españolas

Vistas desde Talako kantina en Bermeo, Bilbao, premiada con un Solete Repsol.
Vistas desde Talako kantina en Bermeo, Bilbao, premiada con un Solete Repsol.Sofía Moro

Un refrescante helado con sabor a flaò, el tradicional pastel de hierbabuena ibicenco; una caldereta de langosta junto al mar; un solomillo al ajo tostado con vistas al Guadiana. La guía Repsol ha lanzado este miércoles un listado con los bares, terrazas, chiringuitos y heladerías a los que reconoce con su categoría Solete de verano y que están repartidos por las 50 provincias españolas. Un galardón nacido hace apenas un año que pretende hacer justicia a los locales auténticos, los reconocidos por el público local, que crecen en clientes por el boca a boca y que cuentan con precios asequibles. Son establecimientos más discretos que no suelen figurar en los listados de las grandes guías gastronómicas, más orientadas hacia una oferta que se fija en la alta cocina y se aleja de los locales más informales del día a día.

En el listado para este verano de 2022 figuran decenas de espacios al aire libre en los que disfrutar del sol y el calor, con propuestas como la de los foodtrucks y la cerveza del Fangaloka junto a la playa de Azkorri, en Getxo (Bizkaia), o el chiringuito del arenal de Lires en Fisterra (A Coruña) para degustar el mejor marisco de la Costa da Morte. Propuestas curiosas en el interior, como el Marina Villarreal, en Olivenza (Badajoz), donde comer un solomillo al ajo tostado a orillas del Guadiana; o el risotto de espárragos y huevo de oca que sirven en la terraza del Bembézar, en pleno parque natural de Hornachuelos (Córdoba). En el centro de Barcelona el plan pasa por desayunar unos huevos benedictinos con música de vinilo en directo en el rooftop Garden El Palace, mientras que la terraza La Balsa Redonda del Valle, en la ciudad de Murcia, ofrece unos caballitos, como se llama a las gambas rebozadas y fritas, a degustar bajo los pinos.

Los helados cobran especial protagonismo en el listado de este verano. Algunas clásicas, como la Heladería Perandrés, con más de un siglo de antigüedad, conocida por su leche rizada en Motril (Granada), o la premiadísima Véneta en Sagunto (Valencia), con sabores como la banana, el maní o la galleta de la abuela. Los helados Regma, conocidos en todo Santander, reciben un reconocimiento por sus casi 90 años sirviendo su delicioso sabor de mantecado, mientras que la guía destaca los granizados en la heladería La Valenciana, en Zamora.

Un camarero del chiringuito Alma Eat Is Life (Ibiza) acerca una pizza a las sombrillas.
Un camarero del chiringuito Alma Eat Is Life (Ibiza) acerca una pizza a las sombrillas.Sergio Lara

El listado con todos los reconocimientos de la temporada estival, cuyo logotipo está diseñado por Luis Úrculo, ha sido dado a conocer en un encuentro celebrado en el local —también con Solete— Alma Eat Is Life, en la playa de Port des Torrent, en Sant Josep de Sa Talaia (Ibiza). Aquí se han entregado por primera vez las distinciones a los 34 establecimientos de Baleares que han sido destacados en la guía veraniega y que permiten hacer una radiografía completa de los locales de verano con más solera de las islas. El otoño pasado se entregaron los Soletes que reconocían los mejores lugares para comer un menú del día o un buen plato de cuchara, mientras que en Semana Santa fue el turno de poner sobre la mesa los restaurantes de carretera donde pararse a reponer fuerzas después de un largo viaje en coche.

Ibiza ha sido este año el lugar elegido para entregar los reconocimientos porque, a juicio de la directora de la Guía Repsol, María Ritter, la isla simboliza en el imaginario colectivo “el lugar deseado de vacaciones, que conjuga playas paradisíacas, gastronomía y placer”, explica a EL PAÍS. Para la concejala de Turismo de Ibiza, Dessiré Ruiz, la celebración es una oportunidad de dar a conocer una gastronomía basada “en la cocina honesta y tradicional” que tiene el producto local como eje principal. En esta ocasión, los expertos de la guía Repsol repartidos por todo el territorio español se han centrado exclusivamente en los sitios más apetecibles del verano, establecimientos poco conocidos con años de historia o lugares de nueva creación.

Los Soletes reconocen en esta nueva edición una decena de locales de la isla blanca en los que perderse estas vacaciones y donde tomar desde el bullit de peix a pie de playa a los vermús caseros en el centro de Ibiza, pasando por helados artesanos refrescantes. Los reconocimientos se los han llevado locales como Sa Caleta, chiringuito ubicado en la playa de Es Bol Nou que mantiene las mismas apuestas gastronómicas desde su apertura en 1988: caldereta de langosta, bullit de peix o el café canela inventado por el abuelo de la familia, que flambea el brandy con azúcar, canela y piel de naranja y limón.

Un vermú y una tapa en la terraza de Petit Vermut, en Ibiza.
Un vermú y una tapa en la terraza de Petit Vermut, en Ibiza.

No todo es costa en la isla. Petit Vermut, ubicada en la propia ciudad de Ibiza, elabora cada día platos sin fogones y permite degustar uno de sus seis vermús. En el apartado de heladerías, los Soletes reconocen a Gelato Ibiza, cuyos propietarios trabajan siempre con leche fresca y la fruta entera que llega al obrador. Ellos son los artífices del helado de flaò, el postre típico ibicenco con sabor a refrescante hierbabuena.

Casas de comida, barras, vinotecas o comida rápida pero siempre de calidad conforman el listado de los 250 lugares que es imposible no visitar este verano.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS