La crisis del coronavirus

Resultados “prometedores” para combatir la covid en un ensayo con un fármaco antitumoral

Aplidin, comercializado en Australia para mieloma múltiple, está siendo probado, aún sin grupo de control, en 27 pacientes en siete hospitales madrileños, cuatro catalanes y dos castellanomanchegos

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, junto con el director gerente del Hospital Universitario de La Princesa, Fidel Illana, durante la presentación de los resultados preliminares del ensayo de fase II Aplicov.
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, junto con el director gerente del Hospital Universitario de La Princesa, Fidel Illana, durante la presentación de los resultados preliminares del ensayo de fase II Aplicov.Zipi / EFE

La covid cursa en dos etapas. La primera, durante los 10 días iniciales, es de replicación viral o de multiplicación, mientras que la segunda es la que los especialistas llaman de “cascada inflamatoria”. Es la peor parte de la enfermedad y en ella, tras infectarse las fosas nasales y la garganta, el virus puede llegar a los pulmones, donde provoca una neumonía que en los casos más graves acaba en la incapacidad de los pacientes para respirar por sí mismos y puede desencadenar el fallecimiento. Desde hace varios meses, 13 hospitales españoles, siete de ellos madrileños, trabajan con Aplidin, un fármaco que quiere servir de barrera a esa segunda etapa reduciendo la carga viral en el organismo: en el 80% de los 27 pacientes que actualmente están en el estudio, aún sin grupo de control, esa carga viral se redujo totalmente.

Pedro Landete, neumólogo en el Hospital Universitario La Princesa de Madrid y uno de los investigadores, explica que al no haber aún ese grupo de control ni saberse en cuánto se cifra la reducción de la carga viral en pacientes sin este tratamiento, no puede hacerse una comparación: “En la fase Il el objetivo es que no sea peligroso para el ser humano, no se mide con ningún control, solo se mira a sí mismo y a sus efectos secundarios”. Será en el siguiente paso de la investigación cuando este fármaco ya en fase III se compare con otro. “Lo más previsible”, detalla Landente, “es que sean corticoides, como la dexametaxona”.

“Los resultados son prometedores”, ha asegurado José Jimeno, jefe de la unidad de virología de PharmaMar, la compañía gallega con central en Madrid que ha impulsado el estudio de este medicamento, Aplidin, ya comercializado en Australia para mieloma múltiple. “Hemos observado que no hay ningún efecto adverso relevante y que las cargas virales son muy favorables, es decir, que se reducen”, ha añadido. Los resultados preliminares, con pacientes adultos y con requerimiento de ingreso, reflejan que entre el 80% y el 90% de los que han sido sometidos a este tratamiento fueron dados de alta antes del día 14º de hospitalización y un 38%, antes del octavo día. En este aspecto, Landete añade que, en general, “aquellos que ingresan suelen permanecer entre siete y 10 días si no presentan ninguna complicación”; en los que han formado parte del ensayo, “muchos con oxigenoterapia, se van antes".

A este grupo, con distintos niveles de gravedad (cuatro de sus integrantes necesitaron cuidados intensivos), se ha administrado por vía intravenosa durante tres días consecutivos tres niveles de dosis distintas de la molécula de este fármaco, la plitidepsina. Hasta ahora, el tratamiento también ha demostrado reducir los niveles de proteína C reactiva, que se produce en el hígado como respuesta a la inflamación y que es un marcador que aparece alterado en todos los pacientes de covid.

Ahora, la idea es entrar en la fase III cuanto antes y el jueves se celebrará la próxima reunión para ello. “Cero distracciones, es nuestro mantra, empezar”, ha dicho Jimeno, que ha presentado los resultados este lunes en el hospital La Princesa junto al consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, y junto a algunos de los investigadores del estudio, entre ellos Landete, además de Vicente Estrada, internista del Hospital Universitario Clínico San Carlos y José Barberán, especialista en enfermedades infecciosas de HM Hospital Montepríncipe.

Landete insiste en la precocidad del tratamiento como factor relevante: “Se ha visto que hay que elegir bien y pronto al paciente, la replicación viral cae de manera drástica y cae más cuanto más al inicio de los síntomas damos ese tratamiento”. También ha hablado de los efectos secundarios, náuseas y vómitos principalmente, que han sido evitados con profilaxis. Ahora hay que ver el largo plazo.

El control de estos enfermos, que se ha hecho en los días cuatro, siete, 15 y 30 de la enfermedad, seguirá extendiéndose ahora para ver qué efectos tiene. Explicaba Landete que las secuelas del virus, en principio, están directamente relacionadas con la carga viral: “Todo fármaco que esté enfocado a reducirla es previsible que haga que todos los desencadenantes sean mucho menores o no lleguen a aparecer, pero son respuestas que no tenemos aún y que el tiempo nos dirá”.

Mientras, la investigación sigue en los hospitales adheridos a este ensayo: La Princesa, Getafe, Clínico San Carlos, Ramón y Cajal, Gregorio Marañón, HM Montepríncipe y Quirón, en Madrid; en Cataluña, Germans Trías i Pujol, Clinic y Santa Creu y San Pau en Barcelona y Arnau de Vilanova en Lleida; y en Castilla-La Mancha el de Guadalajara y el de Ciudad Real.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50