Patio de vecinos

“Nos han sacado del apuro las personas a las que no valorábamos”

Vanessa Avello trabaja como prospectora laboral en el programa Incorpora de La Caixa, que ha facilitado más de 300 empleos en la Comunidad de Madrid durante la crisis del coronavirus

Vanessa Avello, insertadora laboral, realizando teletrabajo desde su domicilio.
Vanessa Avello, insertadora laboral, realizando teletrabajo desde su domicilio.KIKE PARA

Hace casi tres años que Vanessa Avello, de 41 años, trabaja en el programa de inserción sociolaboral ‘Incorpora’ de la Fundación La Caixa, pero nunca se imaginó tener que enfrentarse a un panorama laboral en pandemia. Su trabajo consiste en buscar empleo a los más vulnerables, como personas con discapacidad, migrantes, víctimas de violencia de género o padres y madres de familias monoparentales. Durante la crisis del coronavirus el programa ha conseguido facilitar más de 300 trabajos de primera necesidad a través de 151 empresas en la Comunidad de Madrid. “Son gente que tiene una dificultad añadida. Si antes lo tenían difícil, ahora lo tienen mucho más”, reconoce Avello.

¿Cómo ha sido el cambio al teletrabajo en el programa?

Al principio fue bastante complicado, nos ha cogido desprevenidos a todos. Los horarios al final son mucho más amplios porque no terminas de cortar nunca, pero te vas adaptando poco a poco.

¿Crea muchas limitaciones en un ámbito tan social?

Es una dificultad añadida porque nuestra profesión requiere contacto con las personas. Es muy complejo porque trabajamos con gente que no solo no tiene competencias digitales, sino que no tienen medios.

¿Ha quedado en evidencia la brecha digital de los más vulnerables?

Totalmente. En todos nuestros proyectos intentamos entrenar a estas personas para que puedan ir adquiriendo esas competencias, pero por mucho que tú quieras enseñarles, no tienen medios ni tecnología. Muchas de nuestras familias el único soporte que tienen es el móvil y la mayoría tienen hijos y lo tienen que compartir con ellos para hacer los deberes. Desde luego hay una brecha digital en el sentido de conocimientos, pero sobre todo de posibilidades. Damos por hecho que todo el mundo tenemos un ordenador o una tablet y no es así.

¿Cuáles son los sectores más demandados ahora mismo?

La mayor demanda está en el sanitario, de limpieza y alimentación. En este momento se empiezan a aparecer ofertas en el sector logístico, pero va muy lento. Madrid ha pasado de ser una ciudad que genera muchísimo empleo a sufrir un choque muy grande.

¿Y cuáles son los que más han caído?

Perfiles técnicos, de servicios… todo eso se ha reducido durante de la crisis. Antes se demandaban muchísimos perfiles relacionados con la hostelería y el turismo y ahora todo eso está parado, ha hecho mucha mella en ese sector.

¿Esta situación es también una oportunidad para acceder a empleos de primera necesidad?

Es y no es una oportunidad. Date cuenta que hay mucha gente que quizá su punto de partida está mucho más relajado que también está buscando trabajo y creo que la gente en vulnerabilidad ahora lo tiene más complicado. Es una oportunidad pero hay mucha más demanda laboral, por eso creo que los participantes de nuestros programas lo tienen más complicado. Por supuesto ahí estamos las entidades sociales trabajando en formaciones a distancia y apoyándoles.

¿Cómo ha sido el trabajo de acompañamiento en esta situación?

Es muy personalizado, no trabajamos con currículums de forma anónima, conocemos a nuestros participantes. Vemos las dificultades que tienen, nos van devolviendo información sobre cómo están o las dudas que tienen a través del teléfono. En los momentos más complicados la gente tenía mucho miedo a trasladarse.

¿Están notando más cantidad de trabajo estas semanas?

Sí, se nota más trabajo y esto no me alegra. Que el tercer sector tenga mucho trabajo es positivo para los profesionales, pero no me alegra en el sentido de que la realidad nos va a poner en situaciones difíciles. Ya lo estamos viendo. Ahora prioritariamente la gente necesita recursos de alimentos. Si no tienes qué comer no puedes buscar un trabajo, va enlazado. Primero necesitas tener cubiertas las necesidades básicas y para eso también necesitas un trabajo. Es muy complicado.

¿Cree que se recordará el trabajo en primera línea de estas personas cuando todo acabe?

Quiero pensar que sí. No se nos puede olvidar que nos han sacado del apuro las personas a las que no valorábamos tanto. Los que han estado a pie de cañón en primera línea de batalla han sido estos profesionales y espero que se valore. No es fácil y cada uno va a su trabajo con sus miedos y ha tenido que ser difícil enfrentarse a eso.

¿Y la de los incorporados?

Ha habido gente que se ha incorporado y luego no ha podido continuar, gente que ha seguido hasta que ya no ha habido tanto movimiento y ya no está trabajando. Gente que tuvo que dejar de trabajar porque se le vino muy grande o porque algún familiar se puso enfermo, o porque enfermaron. Hay un montón de variables y sobre todo en este programa el acompañamiento antes, durante y después, es muy importante.



Más información

Lo más visto en...

Top 50