Ni bilingüe ni cachas ni cocinillas

He aprendido a ser bastante autoindulgente y no me fustigo si no puedo concentrarme para leer o escribir

Una compra en un supermercado de Madrid durante el estado de alarma.
Una compra en un supermercado de Madrid durante el estado de alarma.Jesús Hellín / Europa Press

El domingo me desperté a las 13.00. No me levantaba a esa hora desde la juventud, durante las fiestas del pueblo de mi madre, cuando regresaba a casa con el sol tan alto en el cielo que hasta picaba en la piel. Después de eso, también he trasnochado, pero a partir de las once y media, mi cuerpo ya está incómodo en horizontal y mi cabeza empieza a activarse y a hacer repaso de todas las tareas que tengo pendientes....

Más información