la crisis del CORONAVIRUS

Sanidad autoriza que Madrid recurra a Telepizza y Rodilla para elaborar menús a los niños con beca de comedor

Ayuso había informado de que los 11.500 alumnos podían recoger su comida en los locales de ambas cadenas pero después el ministerio denegó una petición que ahora sí acepta

Un local de Telepizza en Madrid.
Un local de Telepizza en Madrid.Carlos Rosillo

Los 11.500 alumnos de familias sin recursos que tienen reconocida la Renta Mínima de Inserción (RMI) que podían comer en sus centros educativos a coste cero hasta la semana pasada podrán seguir haciéndolo, pero a través de menús especiales que podrán recoger en los establecimientos de Telepizza y Rodilla repartidos por toda la región. No ha sido una decisión unánime ni fácil. El Ministerio de Sanidad primero se negó el lunes a dar el permiso a la Comunidad de Madrid para que cerrara el contrato con estos establecimientos. Pero pocas horas después dio luz verde. El por qué cambió de opinión el Gobierno Central solo lo saben unos cuantos, pero ha dejado a más de uno con los ojos abiertos. La polémica está sobre la mesa. Sindicatos y oposición creen que podrían haber mantenido el contrato con las empresas de comedor, con menús más saludables. La Consejería niega haber contado con esa alternativa, puesto que existía un problema de distribución. Y la federación Food Service España, que engloba a todas las empresas de catering que trabajan en los colegios, ha salido al paso asegurando que había puesto a disposición de las autoridades todas sus capacidades y experiencia.

¿Por qué recurrir a Telepizza y Rodilla? O, incluso, ¿por qué Madrid no ha optado por el método de Canarias, que ofrecerá 120 euros mensuales a los 13.477 alumnos de cuota cero por falta de recursos?

A la Comunidad de Madrid le ha resultado complejo una cuestión que Canarias ha resuelto sin levantar ampollas. Las familias que dependían del comedor escolar para que sus hijos recibieran una correcta alimentación recibirán una compra de 120 euros mensuales para paliar sus necesidades, a través de un mecanismo que el Gobierno canario y los ayuntamientos pactaron el lunes con la patronal de supermercados de las islas, que les llevarán a casa la compra para elaborar menús equilibrados. “Esta medida busca aliviar la situación en la que la suspensión de las clases por el riesgo de propagación del coronavirus y la declaración del estado de alarma dejaba a los niños que comen de forma gratuita en los centros escolares del archipiélago”, explicaba este martes el gobierno canario. Un gasto que ascenderá a 1,6 millones de euros. La Comunidad no ha aclarado este martes por qué no había optado por una fórmula similar.

Pero Madrid no tiene que mirar tan lejos para ver soluciones similares. El Ayuntamiento de Leganés inició ayer el sistema de recogida de 1.000 raciones de comida en tres colegios y dos centros municipales habilitados para los niños que estaban becados en los comedores de los colegios, así como para aquellos alumnos que contaban con beca de la Comunidad de Madrid. Y municipios como Arganda o San Fernando de Henares elaboraron un método parecido.

La Federación Food Service España, que agrupa a las principales asociaciones y empresas que prestan servicios de comedor en colegios, residencias, hospitales y empresas, estuvo reunida hasta el viernes a última hora de la noche con la Consejería para ofrecerle una alternativa. En total, pusieron sobre la mesa hasta 50 puntos de recogida para que las familias pudieran optar a sus menús diarios, según ha confirmado la propia federación. Pero la Consejería de Educación decidió finalmente renunciar a esa vía y rescindir los contratos de las empresas de catering. Telepizza y Rodilla suman unos 118 puntos de recogida en toda la región, según la Comunidad.

“El viernes se pensó la posibilidad de distribuir una caja con alimentos no perecederos que pudieran servir para las comidas durante un determinado número de días”, admiten fuentes de la Consejería. Para ello, se contactó con empresas de logística que se manifestaron de acuerdo en realizar la distribución. Pero tras contactar con la asociación de grandes superficies de alimentación, “desgraciadamente manifestaron que en estas difíciles circunstancias les era imposible participar”. Por eso decidieron recurrir a empresas como Telepizza y Rodilla, con menús que alternan ensaladas con pizzas, hamburguesas, pasta o sandwiches.

La FAPA Francisco Giner de los Ríos se montó tajante ante esta solución. “No es de recibo que la solución que se haya adoptado sea la de recurrir a empresas privadas como Telepizza o Rodilla habiendo tenido numerosos comedores ya contratados”, ha explicado en un comunicado. “Pero más inadmisible es que el Ministerio de Sanidad haya permitido esta solución habiéndola podido cortar de raíz”, y ha recordado, además, que además de los 11.500 alumnos hay cerca de 80.000 familias más que recibían la reducción a las que de alguna manera hay que atender.

“Nosotros estamos en plena disposición de prestar el servicio”, han asegurado las empresas de catering de los colegios, aunque han querido matizar que respetan decisión tomada por la Comunidad “en estos momentos tan difíciles”.

El Ejecutivo regional destina durante este curso escolar 38 millones de euros (4,2 más que el curso anterior) para el programa de reducción del precio del menú escolar, que suma 2.400 nuevos beneficiarios.




Información sobre el coronavirus:

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

- Medidas clave del estado de alarma.

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante el coronavirus

- Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

- En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112

Más información

Lo más visto en...

Top 50