_
_
_
_

La participación sube cuatro puntos impulsada por el voto por correo

Más de 24,7 millones de españoles, el 70,40% del electorado, acuden a las urnas

Votaciones en un colegio electoral de Valencia, este domingo. Foto: MONICA TORRES | Vídeo: EPV

Ni las altas temperaturas, ni las vacaciones, ni los atascos en las carreteras de entrada a las grandes ciudades han frenado la afluencia a las urnas de los españoles. Más de 24,7 millones de electores acudieron este domingo a votar en las que eran las decimoquintas elecciones generales desde la reinstauración de la democracia en España. Según los datos del Ministerio del Interior, con el 99,99% del voto escrutado, la participación se situó este 23-J en el 70,40%, confirmando la tendencia a una mayor afluencia a las urnas cuando el electorado tiene la percepción de que los comicios pueden suponer un cambio político. Este porcentaje refleja también el elevado número de votos por correo, más de 2,47 millones, el 10% del total de los sufragios emitidos, muy superior en número y porcentaje al de otras elecciones.

El porcentaje de participación supone 4,17 puntos más que en las anteriores elecciones generales, las del 10 de noviembre de 2019, cuando la repetición electoral —se habían celebrado comicios en abril de ese mismo año con un 71,76%, del que no salió un Gobierno— hizo que este se desplomara y alcanzara un mínimo histórico del 66,23%. Lejos queda, eso sí, el máximo histórico que se alcanzó en 1982 con un 79,97%, cuando el PSOE de Felipe González arrasó. Las cifras de este domingo solo incluyen el voto en urna y por correo, pero no las papeletas de los residentes en el extranjero, que se añadirán en los próximos días y suele reducir el porcentaje final.

Cuando el presidente Pedro Sánchez anunció el adelanto electoral, tras la derrota del PSOE en las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo, los partidos de la derecha criticaron que la convocatoria fuera en pleno verano y, por tanto, en el periodo de vacaciones para muchos ciudadanos, al considerar que podía desalentar la participación. Cuando se conoció el elevado número de electores que tramitaban el voto por correo, el candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, llegó a insinuar que los responsables de Correos estaban intentando dificultar este para reducir artificialmente la participación, lo que provocó un aluvión de críticas desde el Gobierno. Finalmente, el récord de votos por correo emitidos conocido el sábado despejó cualquier sospecha y apuntó a un incremento de la participación que ha confirmado el recuento final.

Sin embargo, durante la jornada electoral, el porcentaje ha sufrido altibajos, pese a que desde primera hora los líderes de los partidos habían hecho una llamada a una participación masiva. Esta última parecía confirmarse a las 14.00, cuando era del 40,48%, 2,5 puntos por encima de las últimas elecciones generales. Sin embargo, en el segundo avance, el de las 18.00, esta tendencia cambiaba al registrarse una afluencia a las urnas del 53,13% del censo electoral, 3,72 puntos menos que a la misma hora del 10 de noviembre de 2019. Finalmente, al cierre de los colegios, el porcentaje registraba un importante incremento provocado, en gran parte, por la incorporación a las urnas del voto por correo, que no se había contabilizado en los dos avances.

No obstante, el porcentaje ha quedado por debajo de los registrados en abril de 2019 (75,75%), en diciembre de 2015 (73,2%), en noviembre de 2011 (71,7%), en marzo de 2008 (73,85%), en marzo de 2004 (75,66%), en marzo de 1996 (77,38%), junio de 1993 (76,44%) y, por supuesto, en octubre de 1982.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Desde primera hora del domingo, los votantes han formado colas en las puertas de los colegios electorales, y los ventiladores han protagonizado las imágenes de las votaciones. Tráfico ha adelantado la puesta en marcha del dispositivo especial de tráfico, en previsión de un concurrido regreso desde las zonas costeras, y una avería en un túnel ha impedido la circulación de los trenes entre Valencia y Madrid. Más de 4.000 personas han resultado afectadas, entre ellos, viajeros que se quejaban porque tenían la intención de votar. Renfe ha dispuesto medidas alternativas para 3.500 viajeros afectados de sus servicios AVE y AVLO, con autocares y trenes alternativos que hasta la citada hora han podido recolocar a 2.000 usuarios.

Recibe cada tarde el boletín Diario electoral, con el análisis de Ricardo de Querol, subdirector, y Luis Barbero, redactor jefe de edición.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_