_
_
_
_

Puigdemont torpedea la negociación de PSC y ERC en el arranque de la investidura en Cataluña

Illa anuncia que le pedirá al presidente del Parlament, que empieza este martes la ronda de contactos, “más tiempo” para armar una mayoría con Esquerra y los comunes

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont conversa con el eurodiputado de Junts, Toni Comín, durante un acto de campaña de JxCat para las elecciones europeas celebrado en el sur de Francia.
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont conversa con el eurodiputado de Junts, Toni Comín, durante un acto de campaña de JxCat para las elecciones europeas celebrado en el sur de Francia.David Borrat (EFE)

El primer fin de semana que pasaba como presidente del Parlament de Cataluña fue ajetreado para Josep Rull (Junts), con visitas a Lleida y al Val d’Aran, y al estreno de la última ópera de la temporada en el Liceu. Este martes, y también el miércoles, Rull mantendrá la agenda ocupada sin moverse de Barcelona. Arranca la rueda de contactos para evaluar si algún candidato tiene apoyos suficientes para poder ser investido president de la Generalitat. Los números reflejan que Salvador Illa se asegurará la mayoría si es capaz de agrupar los votos del PSC, ERC y Comuns Sumar. Para Carles Puigdemont, las posibilidades son remotas, porque una hipotética alianza independentista entre Junts, ERC y la CUP no basta para alcanzar la mayoría de la Cámara autonómica. Haría falta la abstención del PSC, algo que los socialistas descartan.

Rull recibirá este martes a los candidatos de cinco partidos en esa ronda de la investidura y dejará para el miércoles a ERC, Junts y PSC. Illa anunció este lunes por la noche en el programa Hora 25, de la Cadena SER, que le planteará al presidente del Parlament su voluntad de presentarse, pero que “necesita más tiempo” para armar una investidura con los votos de ERC y los comunes, que sumarían los 68 justos de la mayoría absoluta. Illa recalcó que esa mayoría es la única viable y con la misma convicción expresó que una eventual candidatura de Puigdemont no puede prosperar porque tiene en contra 74 votos. “Junts está en la tesis de repetir elecciones y solo hay una mayoría viable”, dijo. Tras el anuncio de Illa, cobra fuerza la posibilidad de que la teórica investidura prevista para el día 25, la fecha del límite para el primer debate, sea fallida y se salde con un acto “equivalente” y que empiece a correr el reloj de unas eventuales nuevas elecciones.

Puigdemont se resiste a salir de plano y este lunes avivó su ofensiva contra ERC, criticando las negociaciones que los republicanos mantienen con el PSOE para explorar una posible investidura de Illa a cambio de un nuevo modelo de financiación “singular” para Cataluña. Pese a conocer que Illa no piensa cederle el paso bajo ningún concepto, el líder de Junts baraja la idea de que hacer descarrilar los contactos entre socialistas y republicanos forzaría la repetición electoral en Cataluña y le concedería una vida extra para volver a ser candidato en otoño, esta vez con la posibilidad de hacer campaña presencial en Cataluña, si para entonces la ley de amnistía ya ha condonado su expediente judicial.

“La noticia de que el PSOE ofrece una financiación singular si [a cambio] se apoya un Gobierno presidido por su candidato en Cataluña es un escándalo en todos los sentidos”, sostiene Puigdemont en un escrito que publicó en su cuenta de la red social X. Su reflexión llevaba adjunta la noticia que EL PAÍS publicó este lunes y donde se informaba de los contactos entre el PSOE y ERC para mejorar el modelo de financiación para Cataluña. Puigdemont atacó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por promover un “chantaje que da argumentos a los españoles que piensan que los catalanes reclaman un trato que no merecen”.

Puigdemont, que aspira a lograr que ERC se desmarque del PSC y le avale a él para presidir la Generalitat, advierte de que el ofrecimiento de Sánchez a Esquerra puede poner en jaque la legislatura española. Ha avisado que lo que pase en Cataluña condicionará el respaldo de Junts al PSOE en el Congreso de los Diputados. “Haría falta que el presidente Sánchez respondiera a varias preguntas si pretende contar con los apoyos que le han permitido dirigir el Gobierno español a pesar de su derrota a las urnas”, manifiesta el expresidente catalán, que se marchó de España en octubre de 2017 para evitar ser juzgado por el procés. “Los próximos presupuestos generales del Estado tienen que hablar muy claro si quieren contar con nuestro apoyo”, insiste el candidato de Junts. Las negociaciones sobre los Presupuestos de 2025 deben empezar después de verano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

“¿Se cree que la financiación que los catalanes merecemos depende de si el candidato de su partido es investido presidente? ¿Toda la injusticia que sufrimos, todo el dinero que se va, toda la falta de ejecución presupuestaria que tenemos hasta ahora se debe al hecho de que su partido no preside la Generalitat?”, cuestiona Puigdemont. Y añade: “Es decir, que solo se nos concederá lo que reclamamos no porque sea justo —de lo contrario, se nos habría atendido mucho antes— sino porque el partido que ahora mismo gobierna España necesita hacerse con el gobierno en Cataluña al precio que sea”. Tras considerar escandaloso ese intercambio, el líder de Junts apunta: “Cataluña necesita un concierto económico propio, no como concesión para que gobiernen unos u otros, sino porque lo ha reclamado el pueblo de Cataluña a través de su Parlamento y lo ha ratificado en diferentes elecciones”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está dispuesto a implicarse para ayudar a que Illa sea president y se evite una repetición electoral. Con ello, Sánchez se aseguraría retener para los socialistas una comunidad clave como es Cataluña y, además, reforzaría el vínculo que tiene con ERC en el Congreso. En una entrevista el domingo en La Vanguardia, Sánchez abrió el espacio de negociación con ERC, el partido que decide si Illa preside la Generalitat o se va a repetición de elecciones, las dos únicas opciones viables. El presidente afirmó que la idea de una “financiación singular” para Cataluña, que reclaman los republicanos, “es factible”, porque “es compatible mejorar el sistema de financiación autonómica desde el plano multilateral y al mismo tiempo articular una financiación singular para un territorio tan importante como Cataluña”.

Pero la portavoz de ERC, Raquel Sans, recalcó este lunes que cuando su partido habla de financiación singular se refiere a que Cataluña tenga “soberanía fiscal” y “la llave de la caja”, es decir, que “gestione el 100% de los impuestos y no el 9%” como hasta ahora. “Ya hemos visto este fin de semana algunas maniobras de Pedro Sánchez [en alusión a las declaraciones que hizo en La Vanguardia] para intentar liarla como acostumbra al hablar de financiación singular, pero dentro del régimen común”, afirmó Sans. La diputada subrayó que ERC quiere que Cataluña quede fuera del régimen común de financiación (que agrupa a todas las comunidades, salvo País Vasco y Navarra) y recalcó que quieren ser “muy claros” para que nadie tenga la “tentación” de querer confundir.

Su propuesta es la de dotar a Cataluña de un modelo similar a la del concierto vasco (en el que la comunidad recauda todos los impuestos y luego paga un cupo al Estado por los servicios no transferidos), pero con un fondo de solidaridad interterritorial limitado en el tiempo. “¿Los elogios de Sánchez a ERC?, se preguntó escéptica la republicana. “Las palabras se las lleva el viento”. Illa dejó claro este lunes su rechazo al modelo vasco y subrayó que quiere “justicia” y no “privilegios” para defender la mejora de la financiación que ya reivindicó en la campaña electoral atendiendo a la “singularidad” de Cataluña.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_