_
_
_
_

El Sindicato de Inquilinos demanda a InmoCaixa por “cláusulas abusivas” en sus contratos de alquiler

En los documentos figura la obligación de los arrendatarios de pagar gastos, impuestos o un seguro de impago

Clara Blanchar

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Rueda de prensa del Sindicato de Inquilinos, en una imagen de archivo.
Rueda de prensa del Sindicato de Inquilinos, en una imagen de archivo.Massimiliano Minocri

El Sindicato de Inquilinos presentó este miércoles una demanda colectiva contra InmoCriteria que pide la nulidad de lo que considera “cláusulas abusivas” en los contratos de alquiler de centenares de inquilinos de un total de 37 fincas repartidas en 23 varias poblaciones de Cataluña y que en origen habían sido de protección oficial. Entre las cláusulas denunciadas, sobre las que se busca que se declare la nulidad, el sindicato cita la obligación de que los inquilinos paguen gastos, el Impuesto de Bienes Inmuebles, un seguro de impago, que deban ingresar el alquiler en una cuenta de CaixaBank o que domicilien la nómina o la pensión en la misma entidad financiera.

La demanda ha sido interpuesta por el despacho de abogados Col.lectiu Ronda, y su abogada, Montse Serrano, destacó que se trata de “un litigio estratégico que busca la transformación del mercado precario de los arrendamientos”. Serrano, que llevó otro caso de cláusulas abusivas, subrayó que es la primera demanda colectiva que presenta una asociación de consumidores, en este caso el Sindicato. “Pese a haber sido firmadas, salen del paradigma por cómo fueron firmadas, impuestas y contra los principios de buena fe que provocan desequilibrio” entre la empresa y sus inquilnos. “La ley de consumo considera que pueden ser declaradas abusivas y nulas, porque no se han podido pactar en condiciones de igualdad”, añadió. Además de las citadas, citó como “nulas” otras cláusulas “que limitan los derechos sobre la duración del contrato, penalizan a la parte arrendataria económicamente, atribuyen al inquilino obligaciones que corresponden por ley al casero y obligaciones desproporcionadas en relación al estado de la vivienda en el momento de devolverla”. “En el mismo estado que se arrendó”, ejemplificó, “cuando su uso genera desgaste”. La abogada precisó que piden nulidad por abusividad, cesar las cláusulas de los contratos, que se inscriba la declaración en el registro de contratación y multas si no se cumplieran los plazos previstos en la ejecución de la sentencia, si se declararan nulas.

Fuentes de Criteria respondieron a la presentación que “la actuación de InmoCaixa se basa en un estricto cumplimiento de la legalidad”. “La compañía busca siempre un equilibrio entre la defensa de su cartera y la sensibilidad en los casos de vulnerabilidad económico-social acreditada por parte de los inquilinos”, afirmó y aseguro que “en caso de desacuerdos puntuales con sus inquilinos, InmoCaixa lo gestiona caso a caso y con flexibilidad para encontrar la mejor solución”.

Por parte de los afectados por estos contratos intervino Asun, inquilina en El Vendrell, que destacó: “Luchamos por nuestra dignidad en un caso que requiere atención urgente e inmediata, porque las cláusulas abusivas dejan a los vecinos en posición de fragilidad y vulnerabilidad”. En su caso, explicó que el contrato incluye “plaza de aparcamiento obligatoria, gastos de comunidad, IBI, o el mantenimiento de la propiedad, que es penoso”, y lamentó “el trato despectivo e inhumano” que los inquilinos reciben de la empresa. La inquilina cuantificó en “la mitad” del coste mensual que paga los gastos de cláusulas que la demanda busca que se declaren nulas. Entre otros, ha enumerado “50 euros de aparcamiento, 50 de mantenimiento, 30 de IBI y 80 euros anuales de seguro”.

La portavoz del sindicato, Carme Arcarazo, recordó que la justicia dio la razón a la organización en otra demanda por cláusulas abusivas, que fueron declaradas nulas, y puso en valor que “el Sindicato hace lo que no hacen las instituciones”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Clara Blanchar
Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_