_
_
_
_
_

Junts, un socio de infarto para el PSOE

El partido de Puigdemont insiste en sus giros imprevisibles al impulsar una iniciativa para declarar la independencia en medio de la fase decisiva para negociar la amnistía

Marc Rovira
Puigdemont Rovira
Una fotografía tomada en Bruselas de Miriam Nogueras, portavoz de Junts en el Congreso, Carles Puigdemont y Jordi Turull.Delmi Álvarez

Las recientes maniobras de Junts per Catalunya en el Parlament para impulsar una iniciativa legislativa popular que pretende proclamar la independencia catalana han vuelto a poner el foco en las singularidades de la táctica negociadora que adopta el partido comandado por Carles Puigdemont. En pleno debate con el PSOE en el Congreso de los Diputados para alcanzar un acuerdo por la ley de amnistía, la formación posconvergente abona en el parlamento autonómico un plan que supone una vuelta a la casilla de salida del desafío separatista.

Junts y el PSOE firmaron hace tres meses un compromiso para dar “estabilidad” a la legislatura, pero ambos socios sostienen un pulso constante. Jordi Turull, secretario general de JxCat, repite que la prioridad es “mantener la posición”. En privado, cargos del partido independentista señalan que “Junts y el PSOE parten de una distancia considerable y es normal que cueste llegar a un punto de encuentro”. Pese a que la alternativa es dejarle pista libre al PP y Vox, Junts no dudó a la hora de dilatar un acuerdo con el PSOE para la Mesa del Congreso o para la investidura de Pedro Sánchez. Además, el partido ideó una pirueta parlamentaria para no escenificar un apoyo explícito al Gobierno en la aprobación de los decretos de medidas económicas. Y la ley de amnistía no supone ninguna tregua en la tensión negociadora.

Mientras, en Cataluña, Esquerra ha optado por centrar sus esfuerzos en alcanzar un acuerdo con el PSC para aprobar los presupuestos y relegar a Junts.

La facilitadora

La presidenta del Parlament, Anna Erra, ha sido la facilitadora de que pueda prosperar la tramitación de una iniciativa legislativa popular para aprobar una ley en favor de la declaración de independencia de Cataluña. Erra tiene fama de ser una figura juiciosa y moderada dentro de Junts. “No es una decisión de la presidenta, es una decisión de partido. Y es coherente, porque Junts siempre ha considerado que en el Parlament se puede hablar de todo”, manifiestan desde la formación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El trámite para resucitar la fe en la independencia “es un planteamiento iluso, extemporáneo y que no viene de ninguna fuerza representativa”, manifiesta uno de los asesores parlamentarios que ha canalizado la propuesta, pero recarga la teoría de que en una mesa negociadora Junts es un comensal impredecible. Tras el 23-J, Puigdemont vendió la idea de que lo mismo le daba un Gobierno comandado por el PSOE que otro donde estuvieran el PP y Vox. Junts hizo colgar de un hilo hasta el último momento la designación de la socialista Francina Armengol como presidenta de la Mesa del Congreso. Luego, durante el debate de investidura de Pedro Sánchez, Miriam Nogueras le lanzó una advertencia al candidato del PSOE, momentos antes de la votación: “Con nosotros no tiente a la suerte”.

El empujón a un nuevo ingenio parlamentario relacionado con la independencia ha alimentado las especulaciones en la recta final de la negociación por la amnistía y pone el termómetro en el nivel de confianza que hay entre JxCat y los socialistas. “La ILP (iniciativa legislativa popular) no debe tener ninguna afectación en la negociación de la amnistía, no hay ninguna intención de poner en un compromiso al PSOE”, informa una fuente de Junts cercana al mando de la dirección. “El diálogo es constante y fluido”, asegura la misma persona. “La relación entre Junts y el PSOE siempre será tensa, pero es una relación entre dos socios que se pueden entender”, indica otro cargo de Junts, con conexión directa con la jefatura.

El entendimiento entre Junts y el PSOE pasa por alcanzar una ley de amnistía que cumpla con las expectativas que fijan Puigdemont y su abogado Gonzalo Boye, y que no afecte a la constitucionalidad del articulado. “Pedro Sánchez tiene interés en aprobar los presupuestos, pero para Junts la amnistía es la ley más importante de la legislatura”, indican desde el partido. Sobre la dificultad que entrañaría dar explicaciones públicas si la amnistía finalmente no prospera, el argumento es que más difícil resulta dar la cara por una amnistía que deja a encausados fuera del beneficio judicial. “Pretender que todos los afectados por el caso Tsunami queden dentro de la ley no es para humillar al PSOE”, defiende el partido.

El pasado 9 de noviembre, el PSOE y Junts per Catalunya hicieron público un documento de cuatro folios que, supuestamente, tenía valor de acuerdo entre ambas partes para propiciar la “estabilidad de la legislatura”. Dos años y medio antes, en mayo de 2021, Junts había firmado otro compromiso de gobierno, en aquel caso con Esquerra, para “garantizar la estabilidad a lo largo de toda la legislatura” en la Generalitat. Junts terminó abandonando el Govern a medio mandato.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_